Archivo por meses: Diciembre 2008

Al Capone

Alphonse Gabriel Capone probablemente sea el gángster más famoso de todos los tiempos, y el culpable de que en los años 20 a Chicago se le conociera como una ciudad sin ley. Aunque nació y vivió sus primeros años en Brooklyn, pronto pasó a convertirse en la referencia número 1 del crimen organizado en Chicago, donde explotó toda su capacidad física e intelectual.Ya desde los primeros años de su vida se juntó con dos de las peores bandas jóvenes de Nueva York, los Brooklyn Rippers y los Forty Thieves Juniors. A los 14 dejó el colegio y se unió a una banda un poco más conocida: Los Five Points de Manhattan, donde conoció a Frankie Yale. Trabajando como portero para uno de sus bares, recibió la tan famosa cicatriz en la cara que tuvo toda su vida, producto de un navajazo.

En 1919, Yale decidió enviar a Capone a Chicago para ver si el país olvidaba los varios asesinatos que había cometido en Nueva York, sobre todo a miembros de otras bandas rivales. En Chicago, Capone se juntó con el mentor de Yale, John Torrio. Al cabo de tres años se convirtió en su mano derecha y ya se le comenzaba a ver detrás de las oficinas de los burdeles, casinos y salas de apuestas. Todo esto en la etapa de la prohibición.
Cuando Torrio fue disparado por un miembro de una banda rival, decidió marcharse de la ciudad, dejando a cargo de todo el negocio a Al Capone, que en poco tiempo se hizo con la confianza de toda su gente, y amplió el imperio ilegal a otras muchas áreas como destilerías, salas de fiesta, productores de alcohol y locales de apuestas de carreras de caballo.

San Bartolmé de las Casas

Al mismo tiempo que todos los conquistadores se dedicaban a hacer lo que les daba la gana con los indios, de entre los españoles había gente que no cesó ni un día en tratar de cambiar la suerte de aquella gente.

Bartolomé de las Casas tenía 25 años cuando llegó al Nuevo Mundo, y tras pasar años en la isla de Santo Domingo, Cuba y demás paraísos caribeños, se dió cuenta de que no era justa la situación de los indios, que estaban siendo libremente esclavizados bajo las órdenes de Diego de Velázquez y Cortés, de entre otros.

David Walker

David Walker, hombre libre de raza negra y afroamericano, defensor de la rebelión contra los amos de los esclavos, y conocido también por acusar a Bartolomé de las Casas por fomentar la exclavitud de negros en América, alentó a los esclavos diciendo lo siguiente, que reproduzco integral, y que desde luego contribuyó, junto con M.Luther King y Malcolm X a la abolición de semejante crueldad.

Sigue leyendo

Waterloo y el fin de Napoleón

No se puede decir que los ingleses no nos ayudaron a echar a los franceses de España durante la Guerra de la Independencia, pero tampoco se puede decir que los ingleses acabaron con Napoleón en Waterloo, porque más del 70% de las tropas desplegadas por los aliados eran alemanas. Sin embargo, los ingleses se atribuyen la victoria, quizás porque las tropas estaban al mando de Wellington y por el hecho de que no sólo habían participado en la última batalla contra el Imperio, sino que llevaban desde 1808 luchando en la península ibérica contra los mismos.

Toda la gente que murió en Waterloo, unos 120.000 soldados de ambos lados, nunca hubieran fallecido en aquellos campos si no hubiera sido por la ambición de Napoleón. El Enano Venenoso había sido abucheado ya en Francia y los aliados se ocuparon de mantener su título de emperador, a modo de mofa, para que lo usara exclusivamente en la isla de Elba, cerca de Italia, donde fue desterrado.

Pero el muy astuto, ante los rumores de que los aliados le querían trasladar a Santa Elena en el Atlántico, consiguió escapar de Elba y regresar a Francia, donde miles de franceses le recibieron con júbilo aceptando que volviese a ser emperador tras el 18 de Brumario, y donde consiguió reunir a un ejército de más de 100.000 hombres para volver a sus andadas e invadir los Países Bajos, donde estaba reunida la 7ª Coalición (Reino Unido, Rusia, Prusia, Austria, Suecia, los Países Bajos y varios Estados Alemanes).

Napoleón sabía que no tenía nada que hacer si la coalición recibía más apoyos y preparáse una ofensiva, por eso mismo fue Napoleón el que decidió atacar lo antes posible, sobre todo por el hecho de las repercusiones positivas que tendría una rápida victoria (volver a darle credibilidad y el tiempo suficiente para volver a armarse).

Pero no fue así. Ni la presencia de Napoleón en los campos de batalla evitó que tras unos duros enfrentamientos directos los franceses huyeran en estampida. Los únicos que se mantuvieron firmes fueron los caballeros franceses, La Guardia Imperial, que acabó prácticamente destruida. Pierre Cambrone pronunció la famosa frase de: ¡Mierda!…¡La guardia muere, no se rinde!

Al ver que los franceses se retiraban, los ingleses y alemanes les persiguieron. Estos últimos, bajo las órdenes de Blücher, lo hicieron durante toda la noche, capturando a miles de enemigos.
El 10 de julio Napoleón se rinde con los aliados ya en Francia y el Rey Luis XVIII de vuelta en el trono. Será exiliado el 26 de julio a la isla de Santa Helena, en medio del Atlántico, donde murió seis años después.

En busca del tesoro perdido

La empresa norteamericana Odyssey se llevó los tesoros de un pecio español de 1804, en aquel entonces llamado Fragata “Nuestra Señora de las Mercedes”, con valor de 500 millones de dólares, aquí está la noticia.

Zapatero ha ordenado a un grupo de expertos a dibujar un mapa en el que figuren todos los tesoros hundidos, para evitar que empresas como Odyssey sigan robando tesoros hundidos. Según el Gobierno tiene que haber unos 700 barcos en el fondo de los mares, de entre los cuales hay barcazas de Roma y portaaviones británicos (que en su caso deberían ir a su respectivo país) sumando un valor de más de  100 mil millones de dólares, según Atenea: Seguridad y Defensa.

Status de Ultraperiferia Canaria

Habiendo leído el artículo de este blog sobre el independentismo canario, me pareció correcto aportar un punto de vista menos imparcial sobre dicho asunto bastante endémico en España.

En primer lugar, me parece correcto clarificar una diferencia entre nacionalismo e independentismo. El nacionalismo, como principio (hoy algo difuso), da a conocer y defiende los problemas e intereses regionales, respectivamente, de índole cultural, social y económico en el marco del Estado. El independentismo, por su lado, además pretende conseguir la separación de dicha región del Estado.

En un entorno democrático, cualquier ideología ha de ser respetada. El problema con el independentismo que existe en España es que utiliza argumentos falaces, como la reinterpretación de la historia a su favor y defensa de lenguajes y culturas regionales que se ven “amenazados”. Esto merece un breve comentario: sin entrar en que muchos de los argumentos que se oyen recuerdan a la retórica nacionalsocialista de la Alemania de los años 30 y 40 (y esto es fácilmente comprobable); el problema es que es precisamente en España donde se ha demostrado que las distintas identidades culturales que existen están muy bien establecidas y enraizadas en la sociedad. Como ejemplo baste decir que estas identidades lograron sobrevivir sin mayor problema a 40 años de régimen fascista, que sí dedicó verdaderos recursos a eliminar las identidades catalanas y vascas, por ejemplo.

Volviendo al asunto que nos ocupa, la primera diferencia notable del independentismo canario respecto a otros es la falta de una ideología clara y estructurada sobre los fines y objetivos últimos que parecen defender. La identidad cultural canaria existe y es bien comprendida por sus ciudadanos (que no por sus políticos). A grandes rasgos, es una amalgama de identidades con esencias latinoamericanas (Venezuela y Cuba esencialmente) y (muchas) peninsulares; cuya mezcla ha creado una identidad social muy particular dentro de España. Es más, se puede afirmar que dicha identidad tiene una imagen MUY positiva en el resto de España y que es admirada por su cierto toque nihilista y sus atisbos dionisiacos.

Desde el punto de vista puramente histórico sí hay una reivindicación clara y triste: la colonización española de las islas motivó la eliminación completa, una auténtica limpieza étnica, de la cultura guanche. Pero por ello, cualquier reivindicación sobre la identidad cultural canaria en relación con nuestros “antepasados aborígenes” es falaz.

En términos geográficos, el “ultra-periferismo” de las Canarias, si bien es perfectamente visible, ya está reconocido. Canarias es beneficiaria, al igual que los territorios ultra periféricos de Portugal y Francia, de un régimen de ayuda y sostenimiento por parte de la Unión Europea.

Por otro lado, el Estado también reconoce el estatus particular canario, con un régimen fiscal más laxo que el peninsular y una dotación de fondos de carácter particular por insularidad (del que también es beneficiaria Baleares). Este hecho hace que las reivindicaciones sobre que el Estado nos margina se demuestre mentira. Estamos reconocidos en España y en Europa, tanto a nivel político como económico.

Seguimos con otras valoraciones, algo menos complejas. Canarias es una de las regiones europeas con mayor superficie de metros cuadrados protegidos de Europa (nuestros parque NACIONALES, que no regionales), hecho sólo sostenible con la aportación del Estado y de la Unión Europea. La increíblemente bien conservada ciudad de La Laguna es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, y es la UNESCO quien habilita su sostenimiento, no la política de Canarias. Además, resulta que la arquitectura de la ciudad es típicamente colonial ESPAÑOLA, si bien con aportaciones típicamente canarias, como los renombrados balcones, y los no menos impactantes zaguanes y patios canarios.

Desde el punto de vista puramente político, el estado de las autonomías español es el más descentralizado de Europa, muchísimo más que los cantones alemanes, por ejemplo (que tantas veces se ponen de ejemplo). Además, la transferencia de competencias (con ciertos límites) está amparada por la Constitución Española, no hay más que pedirlas para que sean negociadas y, en último término, concedidas (siempre dentro dichos límites).

Como curiosidad, resulta que Canarias es la región española cuyas fronteras son las más antiguas de España; es decir, por razones obvias, resulta que somos la única región española cuyas fronteras han permanecido invariables durante cinco siglos.


Respecto a las celebridades canarias, España siempre ha sentido orgullo sobre ellos. Baste darse un paseo por el Barrio de Huertas en Madrid (muy recomendable) para que a uno se le hinche el pecho descubriendo los rincones dedicados a Benito Pérez Galdós. También cabe apreciar el capítulo dedicado en la historia arquitectónica española al grandísimo arquitecto (o ingeniero, aquí puede haber polémica) Agustín de Betancourt.

Ahora, entramos en las cuestiones que más discusión pueden generar. Existe un “run run” en Canarias respecto al déficit empresarial e industrial de las Canarias respecto al resto de la península. El problema que no logro entender es qué tiene que ver el Estado con esto. La burocracia política que facilita (o dificulta en nuestro caso) la iniciativa empresarial es una competencia transferida, es decir, depende del estado autonómico.

De cualquier forma, que exista un tejido empresarial e industrial propio y con capacidad de funcionamiento exclusivamente regional es un anacronismo económico. Ya desde Adam Smith y David Ricardo sabemos que la especialización es un imperativo económico. El aislacionismo económico no genera más que ineficiencias, falta de recursos, y, lo peor, pobreza. Cualquier comentario en defensa de un estatus de autosuficiencia en Canarias no sólo es insostenible sino que puede demostrarse erróneo con facilidad. Dios quiera que los políticos canarios sepan por lo menos quiénes son estos dos individuos mencionados antes; ya sería mucho pedir que supieran quiénes son Krugman o la Escuela de Chicago, por citar dos ejemplos de teorías económicas más recientes.

Canarias tiene dos posibilidades muy mal explotadas, el clima y su régimen fiscal. Respecto al clima, esto genera dos industrias que explotamos de forma deficiente: el turismo y las ciencias climatológicas y astrofísicas. Respecto a la astrofísica se están haciendo avances, podría decirse que por este camino podríamos equipararnos a Hawai (sirva el GRANTECAN como ejemplo), pero en climatología andamos algo más desencaminados.
Respecto al turismo, el problema que tenemos no son las visitas que recibimos (los turistas se cuentan por millones anuales) sino el tipo de turismo que recibimos, con poca capacidad de gasto; lo que repercute en perjudicar a las industrias paralelas como la restauración o la venta al detalle.

Pero el problema económico más grave de Canarias es, irónicamente, cultural. La sociedad canaria es típicamente acomodaticia y reticente al cambio (somos “suaves” usando terminología interna, y “aplatanados” usando terminología externa). Se pueden poner tantos ejemplos de esto que a uno se le podrían subir los colores a la cara. Para no generar polémica me centraré en los que ocurren en la provincia más reticente de ambas, Santa Cruz de Tenerife: el soterramiento de los cables eléctricos en los montes de Anaga, la pérdida vergonzosa de los fondos para la segunda pista en el Aeropuerto de los Rodeos; y la más grave de todas, la paralización del “SuperPuerto” de Granadilla; que habilitaría un cluster industrial en Canarias a escala mundial, sin hablar del empleo que generaría. Como opinión personal, creo firmemente que las movilizaciones en contra de todos estos proyectos económicos vienen amparadas por el NO entendimiento del concepto de desarrollo sostenible. Creo que la sociedad canaria entiende (de forma errónea) que para proteger nuestra tierra hay que dejar de avanzar, de forma tajante, en vez de buscar la forma lógica de crecer con el menor impacto posible al entorno.

Me gustaría ahondar más en los aspectos económicos que hacen del independentismo canario una retórica vacía y anacrónica, pero hay límites de espacio. De cualquier forma, todos entienden que en un mundo globalizado (todos conocen el concepto, pocos entienden su dimensión verdadera) el aislacionismo no tiene cabida, y menos sin argumentos sólidos que lo sostengan. Con esto quiero decir que uno de los grandes fallos del nacionalismo por un lado, y del independentismo por otro, es que argumentan razones fundamentalmente ancladas en el pasado (razones históricas, sociales o culturales) pero no ofrecen soluciones a cómo lograríamos vivir, o ya siquiera sobrevivir, en el futuro ( a mí que me lo expliquen, si pueden) sin estar integrados en una estructura tan potente y compleja como el Estado de las Autonomías Español y sin el poder de negociación que éste tiene, ya como Estado, en la Unión Europea.

Como parte última, Canarias ha sido siempre una amalgama amplia de nacionalidades. Como ejemplo, decir que yo, de padre inglés, estudié primaria con amigos de padres, o madres, alemanes, belgas, griegos, franceses, marroquíes, hindúes, e incluso indonesios. Y todos, todos, sentían el mismo orgullo de hablar con acento canario, de vivir en las Canarias, y de decirse canarios. Ésta debería ser la gran aportación canaria al mundo globalizado, la diversidad, no el aislacionismo.

H.C Taylor es Licenciado en Economía por la UEM y Máster en Comercio y Relaciones Económicas Internacionales por IEDE. Experiencia en capacitación estratégica a nivel internacional.

¿Amenaza China o Estupidez Occidental?

“Y fueron desatados los cuatro ángeles que estaban preparados para la hora, día, mes y año, a fin de matar a la tercera parte de los hombres. Y el número de los ejércitos de los jinetes era doscientos millones. Yo oí su número”

Éste es un párrafo sacado del Apocalipsis utilizado por algún grupo estadounidense que desde la guerra fría está tratando de minar la imagen de China. El único ejército del mundo que coincide con la cifra de arriba es el chino: 200.000.000 de hombres, sin contar la reserva.

Sigue leyendo

La Batalla de Inglaterra 1940

“Never in the field of human conflict was so much owed by so many to so few”

“Nunca en el campo del conflicto humano tantos habían debido tanto a tan pocos” es lo que dijo Winston Churchill para referirse a la batalla épica de la RAF contra la Luftwaffe de Hermann Goering, presuntamente la más poderosa de la historia, en aquella época.

Antes de tratar de invadir Gran Bretaña (GB), Alemania ya había ocupado Polonia, Dinamarca, Noruega, Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Francia. Hitler no esperaba que GB le declarara la guerra, y de hecho quizás no lo hubiera hecho si sólo se hubiese concentrado en conquistar Europa Central, pero con la invasión de Francia, Gran Bretaña dijo “hasta aquí hemos llegado”, por lo que Hitler envió a Goering, héroe de guerra en la Primera Guerra Mundial por derribar 22 aeroplanos enemigos en el Frente Occidental, al frente de la Luftwaffe para acabar con los “rebeldes”.

Creo que el detalle fundamental es que a pesar de que la Lufwaffe era considerada la fuerza aérea más poderosa del mundo, no estaba diseñada para el bombardeo estratégico, cosa que la RAF no sólo sabía hacer, sino que fue creada específicamente para eso. Y es que para lograr ocupar GB, Alemania debía primero destruir todas las bases antiaéreas y radares ingleses, amén de acabar con la Royal Air Force en el aire y la Royal Navy en el Canal de la Mancha.

El 10 de julio comienzan los ataques al sur de GB. Hitler atacó desde Noruega, Dinamarca, Paises Bajos y Francia. Goering contó con 800 aviones de caza y 1500 bombarderos Dornier, Junkers y Heinkel. Mientras que GB sólo contaba con 600 cazas, formados por Hurricanes y Spitfires.

De mayo a junio de 1940 GB había perdido 430 aviones de caza en los cielos de Francia, pero las noticias de que Hitler invadiría las islas hizo que GB aumentase su producción de aviones de manera brutal. Gracias a los productores de aviones Vickers y Hawker, tras el bombardeo de Londres su producción fue casi 5 veces superior a la de la Messerschimdt alemana.

Otro punto importante de cara al resultado final de la contienda es que los alemanes utilzaban una forma primitiva de radar, sobre todo comparada con el recién invento del inglés Robert Watson Watt, que inventó el radar tal y como lo conocemos hoy en dia, así pudiendo ver dónde atacaba el enemigo para reunir una fuerza de contra ataque.

Del 10 al 31 de julio Alemania había perdido 180 aeroplanos y los britanicos sólo setenta. la conclusión sin duda está en que el Bf 110 y el stuka alemán demostraron ser infinitamente inferiores a los hurricane y spitfire británicos.

Sabedor de que llegado el otoño la entrada por mar sería completamente descartada, el 1 de agosto Hitler ordenó atacar con todo y “acabar con ellos en el menor tiempo posible”.
El 13 de agosto atacaron por sorpresa la base de los Spitfire terminando la lucha aérea en un total de 46 aviones alemanes caídos frente a 13 británicos.

Goering ordenó retirada y cambio de planes: de atacar bases y radares había pasado a atacar directamente a los cazas de la RAF, lo cual le dio bastante ventaja, pero ahora Hitler le ordenó ir a por Londres, lo que volvió a dejarles en desventaja por segunda vez. Del 24 de agosto al 10 de septiemre la RAF perdió 290 cazas y los alemanes 380.
El 7 de septembre la Luftwaffe recibe órdenes de ir entera a por Londres, pero Hitler no esperaba que Churchill ordenase “olvidarse un poco de Londres y reforzar todos sus alrededores”. GB aprovechó para producir aviones en el resto del país. Londres se defendió con protecciones de globo,200 baterías antiaéreas y 750 aviones de caza. Con el Blitz (nombre que recibió el bombardeo de Londres) Hitler no acabó con la moral civil, a pesar de que cientos de personas tuvieran que pasar eternas noches durmiendo en el metro.
La batalla de Inglaterra no hizo que Alemania perdiera la segunda guerra mundial, pero por no haberla ganado dejó detrás de sí a un enemigo fuerte, con la mayor flota del mundo y reciente cama de todos los voluntarios que llegaban desde otros países como EEUU para la guerra. La operación por mar denominada “León Marino” fue cancelada por Hitler porque al final de verano, Inglaterra resultó haber quedado más fuerte que en junio.

La Sombra del Águila

Título: La sombra del águila
Autor: Arturo Pérez Reverte
Editorial: Castalia
ISBN: 847039830X
Formato, año: Rústica, 1999
Género: Novela histórica

“-¡Peggos espagnoles! ¡Tgaidogues!… ¡Jugagueis fidelidad al Empegadog y al gey de Espagna Gosé Bonapagte o segueis fusilados!”

Así recibió el Comandante Dufour a los 15.000 españoles del 326 Batallón de Infantería de Línea, que habían llegado andando desde Écija a Dinamarca por la antigua ruta de los Tercios, para ayudar a los entonces aliados franceses en la campaña de Rusia organizada por Napoleón, justo en el momento en que los españoles recibieron la noticia de que el pueblo de Madrid se había rebelado contra los gabachos, con cuchillos y macetazos.

Lo que no esperaba Dufour es que dichos españoles no opusieran ningún ápice de resistencia, y aceptaran la labor con júbilo y euforia, aparentemente.

“-Vigílemelos, Bernadotte, dijo Napoleón.

-A la orden, Sire.

-Esos hijoputas ya son difíciles como aliados, así que cuando sepan que les estamos
fusilando a los paisanos para que los pinte al óleo ese tipo, Goya, figúrese la que nos pueden
organizar.

-Me lo figuro, Sire. Gente bárbara, inculta. Vuestra Majestad sabe lo que necesitan: un rey
justo y noble, como vuestro augusto hermano José.”

El catalejo de Napoléon casi se rompe cuando por segunda vez queda gratamente sorprendido ante lo que está viendo: los cañonazos rusos reventando las primeras filas de las tropas francesas, que huyen desesperadamente hacia atrás, mientras el flanco izquierdo avanza a muerte y agitando banderas hacia el enemigo:

“-Españoles, Sire.
El catalejo fue a caer entre las botas del Ilustre. Un par de mariscales de Francia se
abalanzaron a recogerlo, con presencia de ánimo admirable pero estéril. El Enano estaba
demasiado boquiabierto para reparar en el detalle.

-Repita eso, Alaix.

Alaix sacó un pañuelo para secarse la frente. Le caían gotas de sudor como puños.

-Españoles, Sire. El 326 batallón de Infantería de Línea, ¿recuerda?… Voluntarios. Aquellos
tipos que se alistaron en Dinamarca. “

Ninguno de los mariscales, comandantes, correveidiles y cantamañanas que acompañaban a Napoleón en su noble contemplación de la batalla desde lo más alto de una montaña daban crédito a lo que estaban oyendo. Fueron tomados como héroes, llamados Toguegos por los franchutes, pero nunca supieron las verdaderas intenciones de los españoles:

“Ningún herido que pudiera andar se quedaba atrás, y
avanzábamos en línea recta hacia las posiciones rusas, porque estábamos intentando desertar en
masa. Aprovechando el barullo de la batalla, el segundo del 326, en buen orden y con tambores y banderas al viento, se estaba pasando al enemigo. Con dos cojones.”

Sin duda el libro más divertido que he leído en mucho tiempo, basado en un hecho real, didáctico y extremadamente anti gabacho, por si alguno no lo había notado.