Yearly Archives: 2008

Home/2008

La Independencia de Canarias

La Independencia de Canarias

Todos los movimientos independentistas tienen algo en común (su deseo de emancipación ante lo que creen que es un Estado opresor), pero las causas que les llevan a ese sentimiento son muy distintas dependiendo del caso.

El fenómeno independentista en Canarias, al igual que en el País Vasco, Cataluña o Galicia, es bastante profundo:

Argumentos Independentistas Canarios:

  1. Las Islas Canarias son una colonia de España en el oeste de África, formadas por un Archipiélago en el Océano Atlántico.
  2. El Archipiélago ha estado sometido al dominio de España durante 500 años.
  3. La presencia colonial española dificulta el desarrollo de las islas e impide la modernización de su economía.
  4. El 75% de los habitantes de Canarias son de origen guanche, pueblo bereber traído al Archipiélago por los fenicios y después por los cartagineses -en los siglos VII y V antes de Cristo- para que sirvieran de ayuda y de base a sus flotas, en la ruta del oro.
  5. Aseguran que España difundió la «mentira» de que los guanches fueron exterminados para evitar que el pueblo canario se sienta autóctono (guanche) y no español.
  6. Secundino Delgado (Padre del nacionalismo Canario) murió en 1912 como consecuencia de las secuelas de su estancia en prisión.
  7. El Gobierno Español ha anulado incentivos a la inversión en Canarias; dificultado las exportaciones y puesto trabas a la introducción de compañías y capital extranjero no europeo.
  8. Las Islas Canarias tienen la refinería de petróleo más importante del oeste de África con una salida de 6.5 millones de toneladas al año, así pudiendo satisfacer las necesidades locales y el tráfico marítimo y aéreo internacional del área.
  9. Durante el Gobierno de Adolfo Suárez, José Luis Espinosa Pardo organizó un Intento de Asesinato contra el fundador del Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC), Antonio Cubillo, días antes de reunirse con las Naciones Unidas para hablar sobre la Independencia de Canarias, respaldado por la OUA (Organización para la Unidad Africana).
  10. La Resolución 1514 (XV) de las Naciones Unidas ampara el derecho a constituirse como Nación Atlántica y Africana para así poder conseguir privilegios como el de poder pescar a 200 millas de las costas canarias. (Ahora son 12 millas las permitidas).
  11. Sólo entre Gran Canaria y Tenerife se recauda una media de 4.000 millones de euros al año por turismo, y quedan cinco islas más. (Fuentes MPAIAC, Indymedia Canarias, entrevista de El País a Antonio Cubillo y muchas más).

Independencia Canarias


Argumentos en contra de la Independencia de Canarias:

  • ¿Seríamos solventes? «En las comunidades autónomas que aspiran a la independencia abundan los victimismos providenciales y los clamores patrioteros, pero pocos estudios económicos«.
  • Según un artículo de El País, «la balanza comercial de un hipotético Estado canario arrojaría un déficit gigantesco que unido al hundimiento del mercado del plátano, se pondría en casi 400.000 millones anuales, o lo que es lo mismo, los ingresos no cubrirían ni el 50% de los pagos«.
  • La mayoría de las veces el Estado pone más que recibe de Canarias. (O eso dice el Gobierno Central…).
  • Los productos canarios, sobre todo por los costes de producción, no son nada competitivos y el Estado Español se ve obligado a protegerlos. Fíjense si no, en el tan famoso plátano de canarias pinchando en el link anterior. «¿A quién se iban a vender, por ejemplo, las más de 300.000 toneladas de plátanos que absorbe el mercado peninsular? » (Tenemos a Inglaterra pero, ¿en serio vamos a seguir viviendo del plátano? )
  • «A los gravosos costes de la insularidad se uniría la escasa industrialización, la falta de agua y materias primas y una demografía arrolladora. Como única salida lucrativa le quedaría el monocultivo del turismo, pero el turismo masivo no hará más que acelerar la muerte de las islas».
  • «La historia de Canarias no es sólo el mundo aborigen: lo pre-hispánico. Canarias tiene cinco siglos posteriores de historia. Y sus relaciones (experiencias éstas, muchas de ellas, traumáticas) han sido con pueblos de Europa, de África, de América, que han sumado y formado, a la fuerza o de manera amistosa, el canario de nuestra historia de hoy y de ayer». (Bienmsabe)
  • «El futuro político de Canarias pasa por un nuevo modelo de relación con España. Hoy toca que la soberanía de nuestras Islas alcance el reconocimiento internacional, empezando por el Estado español con el que siempre habrá que mantener unas relaciones muy estrechas de hermanamiento porque nuestras historias, aunque encontradas, están entrelazadas.»
  • Una buena discusión sobre el tema la podemos encontrar aquí: Independentismo excluyente y españolismo cerril.

Dicho esto, aquí os dejo las ideas principales del Nuevo Estatuto Canario presentadas por el Gobierno de Canarias al Estado Español:

  1. Enmarcar el proceso de construcción y mejora de la sociedad canaria en las estructuras políticas y legales reconocidas en la Constitución Española y en el propio Estatuto.
  2. Delimitar el Archipiélago como las islas y el mar que las une. ( Hay conflictos de zona pesquera con Marruecos).
  3. Reconocer Canarias como territorio ultraperiférico de la Unión Europea, con las necesidades especiales que ello implica.
  4. Consolidar el Régimen Económico y Fiscal canario como un instrumento de compensación permanente por las singularidades isleñas.
  5. Reforzar la capacidad del Gobierno de Canarias.
  6. Obtener la gestión de instrumentos claves para la economía del Archipiélago, como la gestión de los principales puertos y aeropuertos canarios; de las costas y playas isleñas y de las telecomunicaciones y el espacio radioeléctrico.
  7. Establecer las premisas necesarias para promover un desarrollo sostenible y que busque la superación de desigualdades sociales y la integración de todos los canarios.

Vistas las dos versiones, no queda más que debatir, pero siempre desde el respeto, acerca de la Independencia de Canarias.

By | 2008-12-03T12:36:00+00:00 diciembre 3rd, 2008|Historia General|44 Comments

El eterno conflicto entre Chile y Perú

No sé si por embriaguez o por delirio, el Comandante General del Ejército de Perú, Edwin Donayre, pronunció unas palabras en una reunión supuestamente informal entre miembros del ejército peruano que han revolucionado la opinión pública de Chile y por ende, la de Perú.

Sus palabras literales fueron: «He dado la consigna que chileno que entra [en Perú] ya no sale, saldrá en cajón. Si no hay suficientes cajones, saldrán en bolsas de plástico». Y el vídeo lo podéis ver en este enlace.

La verdad es que este conflicto tiene su historia pero básicamente se resume en que las Repúblicas del Perú y Chile sostienen una disputa diplomática sobre la soberanía de una zona marítima de aproximadamente 37,900 kms2 en el Océano Pacífico.

Para Chile no existen temas limítrofes pendientes con el Perú, ya que los límites marítimos han sido supuestamente definidos en 1952 y 1954, cuando ambos países suscribieron Convenios de pesca donde se especificaban claramente las fronteras marítimas.

Para el Perú, el límite marítimo con su vecino del sur no está definido ya que no admiten que se haya firmado un Tratado que establezca dicho límite.

Chile considera que la frontera la delimita la línea azul, dejando sin mar a las provincias peruanas del sur. El Perú, sin embargo, considera que le correspondería seguir una prolongación de sus costas (línea verde), pero que eso no sería justo para Chile, por lo que, en pro de una posición equitativa, habría que trazar una línea media (línea roja) para definir la frontera entre ambos países. Pero Chile se niega.

Todo empezó cuando en 1879 el gobierno de Bolivia decidió elevar en 10 centavos los impuestos a cada quintal de salitre extraídos de su territorio y exportados por una empresa chileno-británica. En represalia, Chile invadió Bolivia y le declaró la guerra.

Según adonde.com (el buscador del Perú), «Perú trató de mediar en el conflicto, pero Chile también le declaró la guerra, debido a que Perú tenía una alianza militar con Bolivia. La guerra tomó por sorpresa a ambos, quienes se encontraban en clara desventaja militar frente a Chile. Bolivia no tenía armada ni ejército y tras un año de enfrentamientos se retiró de la guerra, dejando al Perú solo contra Chile. Tras cuatro años de guerra, Chile venció a Perú y extendió sus fronteras hasta sus actuales límites, apropiándose de las provincia boliviana de Antofagasta y las provincias peruanas de Tarapacá y Arica. También ocupó la ciudad de Lima por cuatro años y la provincia de Tacna por 50 años. Bolivia perdió su acceso al mar.» En esta batalla destaca el nombre de Miguel Grau, el caballero de los mares, cuya biografía es digna de conocer.

Parece que no sólo entonces sino ahora, Chile cuenta con un poderío militar cinco veces superior al que posee Perú en términos de tecnología bélica, de acuerdo con apreciaciones de inteligencia de los institutos castrenses de Perú. La información coincide con el balance militar de Perú y Chile elaborado por el banco de datos del Departamento de Defensa de los Estados Unidos denominado «Military Periscope».

Claramente después de saber todo esto, es normal que los peruanos sientan un cierto resquemor. Aquí no estoy para informar sino para opinar sobre lo que ha pasado en la historia, y tras documentarme sobre lo ocurrido, que tiene mucha más tela de lo que aquí cuento, claramente me posiciono con Perú y con mi compadre Juan Carlos Montoya, que ha ayudado también con su subjetiva versión de los hechos, como noble limeño que es.
By | 2008-11-26T12:07:00+00:00 noviembre 26th, 2008|Batallas, Historia General|3 Comments

Churchill y Onassis en Tenerife

Winston Spencer Churchill, el último aristócrata inglés con poderes casi dictatoriales en la Gran Bretaña de 1939 a 1945, orador brillante y escritor de libros monumentales como A History of the English-speaking peoples (que sin duda utilizó la lengua inglesa como arma letal contra Hitler y sus multitudinarios ejércitos), arribó al puerto tinerfeño a las ocho y pico de la mañana del sábado 21 de febrero de 1959. El ex primer ministro británico llegó a bordo del yate privado del multimillonario armador griego Aristóteles Onassis. Era el comienzo de una de las más celebres visitas a Tenerife de la historia.

Churchill (1874-1965) nació en Blenheim, cerca de Oxford, en el palacio regalado por la nación agradecido, al Duque de Marlborough después de sus victorias militares en Francia en el siglo dieciocho. Winston era soldado y corresponsal de guerra durante las guerras británicas contra los Boers, en Africa del Sur. Fue capturado, pero se escapó de sus captores. En el periodo entre las dos guerras cambió su partido político dos veces, pero nadie le llamó ‘tránsfuga’. Durante la Primera Guerra mundial ocupó el eminente puesto del Primer Lord del Almirantazgo, y después de la dimisión esforzada de Neville Chamberlain en 1939, fue votado como Premier de Grand Bretaña y el ‘Commonwealth’ durante toda la Segunda Guerra mundial, hasta 1945 (gran victoria para los aliados, y gran derrota para el Partido Conservador). Dormía en su oficina en un ‘bunker’, y llevaba un ‘tanksuit’ (mono de un trabajador) azul cada día. Durante los bombardeos de Londres (1940-1942) Churchill gustaba llevar un Colt 45 en una funda, bien cargada, ‘por si acaso veía a un paracaidista alemán en las calles de Londres’. Usaba la BBC cada mañana y noche para hablar directamente con su país y Europa, empleando su magnifica retórica para animar el pueblo. Ni él, ni el Rey ni la Reina salieron de Londres en ningún momento durante el bombardeo.
Anunciada la noticia en el periódico El Día, pululó un numeroso público en el muelle Sur del puerto santacrucero. Se dice que las autoridades habían hablado sólo de la llegada del famoso griego en su yate Cristina, pero la asistencia se incrementó, cuando se confirmó la presencia del ex premier inglés en el lujoso barco. Los dos viajeros se dejaron ver claramente en cubierta, Churchill con un enorme cigarro y panamá blanco puesto; Onassis elegante como siempre, con grandes gafas oscuras ocultando sus sagaces ojos.
El entusiasmo suscitado por la visita privada de tan distinguidos personajes fue tremendo, y la buena noticia se extendió como un fuego desde Santa Cruz a los confines de la isla y provincia. La prensa local se interesó por todos los detalles de la vida y la carrera del ilustre político Winston Churchill, que pertenecía a la familia de los Spencer-Churchill, duques de Marlborough. Se interesaron especialmente por los detalles de la vida cotidiana a bordo del yate; también por su hábito de fumar puros, que el político fumaba sin quitarles la anilla. Se dice que se los fabricaban especialmente para él, en la casa J. Cuesta de La Habana. Hay quien dice que también fumaba puros fabricados en La Palma. La verdad es que toda la muchedumbre estaba hablando y haciendo ademanes sin parar un momento. La excitación fue tremenda. Churchill estaba acompañado a bordo del Cristina, entre otras personas, por su mujer Lady Clementin, y su nieta Diana Sandys, además de una buena parte de la familia de Onassis.
A primeras horas de la tarde, los famosos viajaron al Puerto de la Cruz en el propio automóvil del armador griego, lo que suscitó gran interés por parte de los medios de la prensa local. Los redactores Luis Álvarez Cruz y Luis Ramos cubrieron el reportaje para el periódico El Día, decano de la prensa tinerfeña.
Los viajeros se detuvieron durante el recorrido, para admirar el paisaje y las maravillosas vistas, que se veían desde la carretera general. Llegados por fin al Puerto de la Cruz, visitaron la piscina de San Telmo ‘donde la aparición de Mr Churchill fue acogida con grandes aplausos de sus compatriotas’. Churchill y Onassis fueron acompañados en el Puerto de la Cruz por el alcalde portuense, Isidoro Luz Carpenter. ‘En el rostro del estadista,’ indicaban los reporteros de El Día, ‘se leía claramente la satisfacción que experimentaba, y esto lo pudimos confirmar después. La verdad era que Mr. Churchill estaba impresionado, muy particularmente, por los contrastes climáticos y paisajísticos que había tenido oportunidad de conocer.’
Onassis, hablando en correcto castellano, confirmó las impresiones del ex premier, al subrayar que ‘efectivamente la isla había causado en Mr. Churchill una impresión inolvidable’. El armador griego (que condujo su automóvil último modelo durante el trayecto de ida y vuelta al Puerto de la Cruz), manifestó a los periodistas que tenía la sensación de que estaba en el Paraíso. A la pregunta de si conocía los muchos paraísos geográficos que existían en el mundo, contestó que Tenerife era ‘uno de esos paraísos’.
En 1941, cuando la Alemania de los Nazis amenazó con la invasión de España, y especialmente las Islas Canarias, fue Churchill quien tenía preparado invadir las Islas por cuenta británica. La posición de las Islas, junto con Gibraltar, hizo que Inglaterra no pudiera tolerar una ocupación nazi de las Islas. Por suerte para alemanes e ingleses (dado el carácter de los isleños), Hitler decidió negativamente contra una posible invasión y ocupación.
By | 2008-11-19T11:26:00+00:00 noviembre 19th, 2008|Historia General|1 Comment

Felipe II de España

Todo el que se considere madrileño y se sienta orgulloso de serlo ha de saber que si no fuera por Felipe II, «El Prudente», quizás Madrid nunca se hubiera convertido en lo que es, que además no es nada en comparación con lo que fue, respecto a su importancia en Europa y América.

Este hombre reservado y tímido, al que sin embargo le gustaban las fiestas nocturnas, gobernó el sistema político más grande del mundo y lo hizo convirtiendo la capital española en el centro político por excelencia. No es una exageración decir que el Imperio en el que tuvo el privilegio de reinar, fue veinte veces más grande que el Imperio Romano. (más…)

By | 2008-11-03T12:32:00+00:00 noviembre 3rd, 2008|Biografías, Historia General|7 Comments

Las Navas de Tolosa: La Cruzada de España

Tras la Batalla de Alarcos (Ciudad Real – 1195) en la que los almohades se adueñaron de casi todos los territorios protegidos por los caballeros de la Orden de Calatrava, los reinos cristianos tuvieron que abandonar su idea de reconquistar Al-Andalus, tras haber perdido cerca de 300.000 hombres en batalla.

Diecisiete años después, el 16 de julio de 1212, los reinos cristianos formaron una coalición de 70.000 soldados de élite, gracias a las aportaciones del Reino de Castilla, Navarra y Aragón; a las Órdenes Militares (Santiago, Calatrava, Temple y San Juan) y a voluntarios franceses, portugueses y leoneses, para combatir en lo que luego llamaron La Batalla de las Navas de Tolosa.

Muchos pueden pensar que los españoles no intervinieron en las cruzadas para recuperar Jerusalén y demás territorios sagrados pero, en realidad, España tuvo su propia cruzada, porque los moros no sólo ocupaban la mitad sur de la península ibérica sino que además, llegaron rumores de que Miramamolín planeaba hacerse con Toledo. De hecho la cruzada en España fue declarada por el propio Rey Alfonso VIII de Castilla, junto con el Arzobispo de Toledo (Rodrigo Ximénez de Rada) y el Papa Inocencio III. Alfonso necesitaba redimirse tras la ferviente derrota de Alarcos, en la que él mismo luchó y tuvo que huir por patas.

Aunque los cristianos dijeron que Miramamolín trajo consigo a 400.000 hombres, diversos historiadores han dejado la cifra en unos 120.000. Y sus tropas las formaban gente de todos lados de Oriente: infantería ligera marroquí, tropas andalusíes, caballería africana, arqueros turcos a caballo y los que se hicieron llamar Guardia Negra, que eran unos soldados senegaleses que se encontraban atados entre sí por enormes cadenas para que el Sultán se asegurase de que no huyeran y pelearan a muerte. En medio de todos estos, el sultán arengaba desde su tienda a sus tropas vestido completamente de verde (color del Islam), portando el Corán en una mano y una cimitarra en la otra. (La Esmeralda del Corán y las cadenas de los senegaleses forman parte hoy del escudo de Navarra y aparece también en el cuadro inferior derecho del de España).

Por su lado las tropas cristianas podrían haber llegado a sumar unos 100.000, porque más de 30.000 ultramontanos (de más allá de los Pirineos), en su mayoría franceses, acudieron a la llamada del Papa pero, al no estar de acuerdo con la estrategia a seguir de Alfonso VIII, sólo se quedaron 150 caballeros del Languedoc (territorio del sur de Francia). Cabe mencionar que esta es la época en la que los reyes luchaban en las batallas como cualquier otro soldado, y estos fueron: Alfonso VIII de Castilla, Sancho VII de Navarra y Pedro II de Aragón (El Rey de León Alfonso IX y Alfonso II de Portugal no acudieron a la batalla).

LA BATALLA

Como cabe esperar, durante cualquier día de julio en Jaén, hacía un calor asfixiante. Las tropas cristianas llegaron sobre el 13 de Julio, y se produjeron algunas escaramuzas durante el fin de semana. El lunes 16 de julio de 1212 Alfonso VIII decide atacar.

Los almohades fueron listos porque conscientes de las disputas entre los propios cristianos, no hicieron más que reforzarse y esperar hasta que ellos atacaran. De hecho la jugada les salió bien porque como dijimos antes unos 30.000 hombres se retiraron por disputas con Alfonso. Aun así, parece que la treta no les salió tan bien como esperaban.

Las Órdenes Militares formaron en el centro flanqueados por los navarros y las milicias urbanas de Ávila, Segovia y Medina del Campo por la derecha. Por la izquierda, los aragoneses.

El primero que ataca es el vizcaíno López de Haro con su caballería, que además lo hace de manera frontal, directamente a por las primeras líneas de los almohades, pero estos, tal y como hicieron en la batalla de Alarcos, utilizaron la táctica de la escaramuza, es decir, tirar flechas y ballestas hasta un cierto punto, y cuando la caballería se encontraba a unos 50 metros, se retiraban corriendo de manera que las gruesas fuerzas de élite del centro pudieran contraatacar.

López de Haro tuvo que ser asistido por la segunda línea cristiana tras sufrir muchas bajas porque la caballería ligera almohade, equipada con arco, hizo una excelente labor de desgaste. Aun así no fue suficiente y muchos se retiraron, exceptuando López de Haro, su hijo, Núñez de Lara y las órdenes militares, que se mantienen heroicamente en combate cerrado.

Al ver que muchos cristiano retrocedían, los reyes deciden entrar en combate con una carga crítica al frente de sus caballeros e infantes, hecho que hace que las demás tropas vuelvan a combatir junto a sus reyes.

El rey Sancho VII de Navarra aprovechó que la milicia había entablado combate a su flanco para dirigirse directamente hacia Al-Nasir (Miramamolín). Los doscientos caballeros navarros, junto con parte de su flanco, atravesaron su última defensa: los im-esebelen, una tropa escogida especialmente por su bravura que se enterraban en el suelo o se anclaban con cadenas para mostrar que no iban a huir. Sea como fuere, lo más probable es que la unidad navarra fuera la primera en romper las cadenas y pasar la empalizada, lo que justifica la incorporación de cadenas al escudo de Navarra.

Entonces llega un momento en el que ambos bandos entienden que están pasando por el momento más crítico de la batalla, en el que tienen que dejarse la vida si pretenden salir victoriosos, y así lo hacen. La lucha es a muerte. Pero muchos coinciden en que en aquella época no había nada que pudiese frenar una carga de caballería pesada que se fijase en un objetivo único. Para que se imaginen el panorama, tras la contienda no había caballo que pudiese caminar a gusto por el campo, de la cantidad de cadáveres que había. El Ejército almohade acabó desintegrado, y los que lograron escapar lo hicieron corriendo y sin rumbo, tal y como tuvo que hacer el mismísimo Califa. De los 70.000 cruzados que acudieron a la batalla, sólo murieron 2.000, y de los 125.000 almohades, cayeron 90.000. Los trofeos capturados durante la batalla se encuentra en la Iglesia Nuestra Señora del Castillo en Vilches.

Más Fuentes de Información sobre la Batalla de las Navas de Tolosa, en 1212:

  1. Wikipedia
  2. Grandes Batallas
  3. Revista de Historia
  4. Muy Historia
  5. ABC

 

By | 2017-12-05T16:48:11+00:00 octubre 22nd, 2008|Batallas, Historia General|8 Comments

Carlos I de España

¿Te imaginas nacer sabiendo que heredarás media Italia, Austria, los Países Bajos, España y todas las pertenencias de ésta en América? A que no. Pues el hijo de Juana la Loca y Felipe el Hermoso sí: Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico (Y lo que ves a la izquierda fue su escudo, no el de España).

Aunque su idioma natal fuera el francés borgoñón y la lengua de la diplomacia fuera el italiano (y no el inglés), a partir de un cierto momento -quizás tras el Tratado de Madrid– renunció a todos estos idiomas para hablar oficial y extra oficialmente en castellano. Lo que demuestra, sin duda, que supera en inteligencia a todos los demás reyes y emperadores que quisieron gobernar España sin hablar español. Se ganó al pueblo hablando su mismo idioma siendo de fuera, y dedicando la mayor parte del dinero al avance de España y sobre todo de Madrid, además de a la guerra y a la conservación de semejante imperio. Carlos I fue el primer rey que ostentó las coronas de Castilla, Navarra y Aragón juntas.

Hay que saber que durante su reinado, Hernán Cortes conquistó México, Pizarro el Imperio Inca y Jiménez de Quesada la actual Colombia. Además, culminando lo que para mí fue el mejor y más arriesgado viaje de la historia (Magallanes), Juan Sebastián Elcano dio la primera vuelta al mundo, lo que no quita que fuera un rebelde y un desagradecido, pero esa es mi opinión y no la explicaré. Todo esto contribuyó a sentar las bases del primer imperio global de la Historia bajo Felipe II, su hijo, donde se decía que «no se ponía el sol».

Carlos nace el 24 de febrero de 1500 en una época en la que el cristianismo estaba pasando por algunas dificultades, sobre todo por el alto nivel de corrupción de la Iglesia y de la sociedad en sí. Creía fervientemente en la idea de que El Emperador (o rey) debía actuar junto al Papa, para asegurar el papel de la Cristiandad en el mundo, pero poco a poco van surgiendo complicaciones que acaban incluso con el famoso Saqueo de Roma, en el que las tropas de Carlos se propasan y éste incluso tiene que disculparse por el comportamiento de sus soldados, aunque en realidad creo que quería hacernos saber que con su imperio no se jugaba, pero hay poco espacio para hablar sobre todo lo que rodeó a este personaje.

Carlos era una persona inteligente, culta, políglota y extremadamente ambiciosa. De hecho, esto último no sólo le ocasionó problemas con el Papa, sino con los propios españoles, que no entendían cómo ellos estaban pagando con sus impuestos las campañas del exterior. Tal es el caso que se rebelaron en Castilla (Los Comuneros) y en Aragón (Germanías), pero otro signo de inteligencia fue que después de sofocar las revueltas, el rey perdonó a todos, sumando otro punto a su imagen.

Tras la muerte de su abuelo Maximiliano I, Carlos luchó por conseguir dinero de donde fuera (Famlia Fugger y más) para hacerse con el título de rey de los Romanos, para el que tuvo que competir contra Francisco I de Francia y contra el mismo Papa, que no estaba de acuerdo con la actitud del joven Carlos, pues sabía que éste quería ser incluso más importante que él.

Paco I de Francia hizo todo lo posible, desde apoyar a rebeldes a iniciar guerras por su cuenta y contribuir a la Leyenda Negra, para acabar con la presunta supremacía de Carlos I de España. De hecho, a Paquito le gustaba luchar en las guerras en primera fila, para que se le viese, y por eso le llamaron «el guerrero», lo cual merece mi respeto, amén de lo de Paco, que es por tocar las narices a los franceses. Y aún más, quiso demostrar su valía en cuatro conflictos contra Carlos (Batalla de Pavía, Saqueo de Roma y Castillo de Sant´Angelo, Ducado de Saboya y la salida de la guerra italiana) en lo que yo daría como un empate de 2 a 2, y en el que ambos tuvieron que ceder mucho en los distintos tratados de paz, debido a que ambos, como suele pasar, dejaron a sus respectivos países desgastados.

La rebelión de los comuneros; la de Navarra; la de Aragón; las guerras contra Francia; el mantenimiento de las colonias y su expansión en América y los diversos conflictos que le ocasionaron los protestantes y la doctrina luterana, además de la muerte de todos sus coetáneos más importantes (Erasmo de Roterdam, Tomás Moro, Francisco I, Adriano VI, Enrique VIII…), le acabaron por convencer de que ya tenía que rendirse y ceder paso a los más jóvenes, tras un período de unos años en los que se dedicó exclusivamente a reflexionar sobre lo que había hecho y cómo, pese a sus esfuerzos, había quedado la vieja Europa, tan dividida como siempre.

A pesar de todas sus reflexiones y lamentaciones, yo le agradezco que consolidara a España como nueva potencia hegemónica, potencia que tuvo agarrada por los huevos a toda Europa durante casi dos siglos. Gracias y que en paz descanses.

By | 2008-10-19T13:16:00+00:00 octubre 19th, 2008|Biografías, Historia General|7 Comments

Tenerife hubiera evitado Trafalgar

En ningún momento quiero decir que pudimos haber ganado la batalla porque nuestra «Armada Invencible» no había sido renovada en 50 años, y porque antes de la trifulca la peste amarilla acabó con más de la mitad de la tripulación de nuestros barcos, teniendo que recurrir a la contratación forzosa o a lo que llamo yo: «O te metes en el barco o te dejamos sin ojos». Tampoco voy a decir que la culpa fue de los franceses y especialmente de Villeneuve, porque este artículo no tratará sobre la batalla.

(más…)

By | 2017-03-21T15:17:56+00:00 octubre 16th, 2008|Batallas, Misterios|1 Comment

Fernando VII

Hijo del que le besaba los pies a Napoleón y de la señora que mantenía las piernas muy abiertas para que un tal Godoy pudiera complacerla, este personajillo convertido en rey no tuvo culpa alguna por ser tan imbécil, es decir, tonto de remate.

Siempre he pensado que Fernando VII es el culpable de todos los males que han ocurrido en nuestro país desde que acabó la guerra de la Independencia. Sin duda fue el causante principal de las tres guerras carlistas (por empeñarse en que reinara su hija en contra de la Ley Sálica), pero es que también influenció la pérdida de las colonias americanas, que al ver lo poco que querían los españoles a su Rey, decidieron precipitar su independencia.

(más…)

By | 2016-06-07T21:18:57+00:00 octubre 14th, 2008|Biografías, Debate Actual|11 Comments

Claus von Stauffenberg: Alemania le da las gracias

Cuando pienso en los terroristas que se suicidan por cuestiones religiosas; por cosas que le hayan metido en la cabeza desde niño o, por pensar que inmolándose llegará a ser mártir y por ello irá a un cielo en el que le esperan siete mujeres, no siento ni la mitad de respeto que siento por el héroe Claus, que a pesar de haber vivido moderadamente bien durante toda su vida; haber conocido los placeres de la vida y disfrutado del conocimiento que aportan algunos libros, no dudó ni un momento en hacer todo lo posible por acabar con Hitler, para demostrar al mundo que en Alemania no todos eran como el pequeño bigotudo austríaco.

(más…)

By | 2008-10-14T11:32:00+00:00 octubre 14th, 2008|Historia General|5 Comments
Load More Posts