Archivo de la categoría: Humor

Batalla de Mactán – Muerte de Magallanes

Batalla de Mactán Muerte de Magallanes

Batalla de Mactán – Muerte de Magallanes en Filipinas

Hoy me he decidido a hablar sobre la Batalla de Mactán (27 Abril-1521, Filipinas) y no precisamente porque haya sido una de dimensiones gigantescas sino porque su importancia radica en que en ella murió uno de los mejores navegantes de la historia: Fernão de Magalhães (Magallanes).

Además, he podido comprobar que las versiones acerca de la muerte exacta de Magallanes se contradicen. Como explicaremos más tarde, las versiones de los Filipinos por un lado y de Antonio Pigafetta por otro, no coinciden. Pigafetta era un explorador, geógrafo y cronista veneciano que estuvo en todo el viaje y que llegó vivo. Al regresar terminó sus escritos sobre todo el viaje de Magallanes y la posterior vuelta al mundo de Juan Sebastián Elcano. Pasemos a ver los detalles. Sigue leyendo

Calígula: Pequeñas Sandalias

caligula Calígula siginifica pequeñas sandalias y con este apelativo pasó a la historia Cayo Julio César Augusto Germánico, el que fuera emperador romano desde el año 37 hasta el 24 de enero del 41, fecha de su asesinato. El General Germánico, padre de Cayo y uno de las más grandes generales de la historia, gustaba de llevar a su hijo a pasar lista a las tropas, siempre vistiendo a la usanza militar. Germánico encargó un traje idéntico para su hijo, que incluía, entre otras cosas, la característica coraza y las sandalias claveteadas de los legionarios. Sigue leyendo

Efecto Tequila

Curiosamente se denomina “Efecto Tequila” a las consecuencias de la Crisis de México de 1994, por el “efecto” que causaron en toda Sudamérica a raíz de la “crisis mexicana”. La falta de reserva internacional (depósitos de moneda extranjera controlados por autoridades monetarias de un país) de euros, dólares, yenes, libras esterlinas y francos suizos, hizo que se devaluara el peso mexicano durante la presidencia de Ernesto Zedillo. Al parecer, la administración de Carlos Salinas de Gortari durante el perído comprendido entre los años 1988 y 1994, fue la verdadera causante de la devaluación del peso.

El entonces presidente de los EEUU, Bill Clinton, se encargó de autorizar una línea de crédito de 20 mil millones de dólares y mandó a comprar pesos del mercado. A su vez el FMI, el Bank for International Settlement, el Banco de Canadá y algunos países de Latinoamérica como Argentina y Brasil ayudaron también a México.

Sólo tres años más tarde, en 1997, México pagó toda la deuda que tenía de EEUU, pero una gran parte de las pymes de México no pudo ser rescatada y acabaron extinguiéndose debido sobre todo a las altísimas tasas de interés (de hasta el 100%) durante el período de devaluación.

Sigue leyendo

Vikingos en Cantabria

La primera incursión vikinga en la península ibérica se produjo en el año 844 asaltando varios lugares de las costas de Galicia y Asturias, para ellos Jakobsland (Tierra de Santiago). Tras algunos incendios y saqueos, acabaron siendo repelidos por el Rey Ramiro I.

Tras el incendio de la ciudad gallega de Tuy en 1015, cuenta la leyenda cántabra que decenas de vikingos  desembarcaron el la Playa de Laredo, y como la mayoría de los hombres de la zona se encontraban en plena campaña contra los musulmanes, fueron las mujeres las que tuvieron que darles la bienvenida…

Las mujeres de la localidad cántabra, más pícaras que los nórdicos, invitaron a los vikingos a una gran fiesta, en la que se les sirvió vino de Rivadavia a raudales. Cuenta Manuel Velasco en su libro ” Breve Historia de los Vikingos” que debía haber alguna bruja de entre las mujeres, pues a todas las copas se les introdujo una sustancia hecha a partir de las hojas de boj

Sigue leyendo

Los 15 mejores generales de la historia

Muy Interesante ha publicado un reportaje en el que da puntuaciones, según diversos parámetros, a todos los generales de la historia para así sacar una lista con los mejores 15.


Han tenido en cuenta parámetros como la estrategia, la táctica utilizada, los dotes de mando y la incidencia histórica, que se refiere a los intentos que hizo el propio personaje por adueñarse de un lugar en la historia. Los líderes militares son los siguientes:


Napoleón: Militar, gobernante, general, golpista y emperador de Francia.


Julio César: líder militar, procónsul, praetor, cuestor y dictador vitalicio de Roma.


Alejandro Magno: discípulo de Aristóteles, Rey de Macedonia, destacó fundamentalmente por conquistar el Imperio Persa.


Guillermo I: William the Conqueror, conquistador de Inglaterra, héroe de la Batalla de Hastings y Duque de Normandía.


Escipión: el africano, político y general de la República romana, único capaz de derrotar a Aníbal.


Saladino: Sultán de Egipto y Siria (en principio), defensor del Islam, ganó en Hattin a los cruzados y conquistó la Tierra Santa.


Eugenio de Saboya: General austríaco defensor contra los turcos otomanos.


Federico II: Rey de Prusia, apodado “El Grande”.


Wellington: héroe de la Guerra de Independencia española y Waterloo, en que derrotó al mismísimo Napoleón.


Zhukov: General ruso distinguido por ser la “bestia negra” de los nazis.


Gengis Khan: Fundó el Primer Imperio Mongol, el más extenso de la historia.


Tamerlán: Conquistador, líder militar y político turco-mongol, último de los conquistadores de Asia Central.


El Gran Capitán: Héroe español durante la época de los Reyes Católicos, destacado por sus camapañas militares en Italia.


Lawrence de Arabia: Mejor estereotipo de líder de táctica de guerilla.


Rommel: “El zorro del desierto”, se movía por el Norte de África como pez en el río, concediendo a Hitler más y más territorios hasta el declive de la II Guerra Mundial.


¿Falta algún militar en la lista? Miremos los comentarios de esta noticia un poco más abajo…


¿Por qué somos malos, Hobbes?

Una gran variedad de historiadores, pensadores y filósofos tratan de explicar que toda la ideología política de Hobbes no es más que producto de la era en que vivía, marcada por las guerras civiles inglesas y el continuo miedo sobre la posibilidad de una invasión española. Porque es que para Hobbes, “la paz y la cooperación tienen mayor utilidad para la propia conservación que la violencia y la competencia general, y la paz necesita de la confianza mutua”.

Lo que nos intenta explicar con Leviatán, es que esa confianza mutua hay que ganársela, y sólo puede conseguirse si existe un poder absoluto que la mantenga, porque la razón a veces no es suficiente para controlar impulsos humanos como el de la violencia o evitar caer en el egoísmo.

La Sombra del Águila

Título: La sombra del águila
Autor: Arturo Pérez Reverte
Editorial: Castalia
ISBN: 847039830X
Formato, año: Rústica, 1999
Género: Novela histórica

“-¡Peggos espagnoles! ¡Tgaidogues!… ¡Jugagueis fidelidad al Empegadog y al gey de Espagna Gosé Bonapagte o segueis fusilados!”

Así recibió el Comandante Dufour a los 15.000 españoles del 326 Batallón de Infantería de Línea, que habían llegado andando desde Écija a Dinamarca por la antigua ruta de los Tercios, para ayudar a los entonces aliados franceses en la campaña de Rusia organizada por Napoleón, justo en el momento en que los españoles recibieron la noticia de que el pueblo de Madrid se había rebelado contra los gabachos, con cuchillos y macetazos.

Lo que no esperaba Dufour es que dichos españoles no opusieran ningún ápice de resistencia, y aceptaran la labor con júbilo y euforia, aparentemente.

“-Vigílemelos, Bernadotte, dijo Napoleón.

-A la orden, Sire.

-Esos hijoputas ya son difíciles como aliados, así que cuando sepan que les estamos
fusilando a los paisanos para que los pinte al óleo ese tipo, Goya, figúrese la que nos pueden
organizar.

-Me lo figuro, Sire. Gente bárbara, inculta. Vuestra Majestad sabe lo que necesitan: un rey
justo y noble, como vuestro augusto hermano José.”

El catalejo de Napoléon casi se rompe cuando por segunda vez queda gratamente sorprendido ante lo que está viendo: los cañonazos rusos reventando las primeras filas de las tropas francesas, que huyen desesperadamente hacia atrás, mientras el flanco izquierdo avanza a muerte y agitando banderas hacia el enemigo:

“-Españoles, Sire.
El catalejo fue a caer entre las botas del Ilustre. Un par de mariscales de Francia se
abalanzaron a recogerlo, con presencia de ánimo admirable pero estéril. El Enano estaba
demasiado boquiabierto para reparar en el detalle.

-Repita eso, Alaix.

Alaix sacó un pañuelo para secarse la frente. Le caían gotas de sudor como puños.

-Españoles, Sire. El 326 batallón de Infantería de Línea, ¿recuerda?… Voluntarios. Aquellos
tipos que se alistaron en Dinamarca. “

Ninguno de los mariscales, comandantes, correveidiles y cantamañanas que acompañaban a Napoleón en su noble contemplación de la batalla desde lo más alto de una montaña daban crédito a lo que estaban oyendo. Fueron tomados como héroes, llamados Toguegos por los franchutes, pero nunca supieron las verdaderas intenciones de los españoles:

“Ningún herido que pudiera andar se quedaba atrás, y
avanzábamos en línea recta hacia las posiciones rusas, porque estábamos intentando desertar en
masa. Aprovechando el barullo de la batalla, el segundo del 326, en buen orden y con tambores y banderas al viento, se estaba pasando al enemigo. Con dos cojones.”

Sin duda el libro más divertido que he leído en mucho tiempo, basado en un hecho real, didáctico y extremadamente anti gabacho, por si alguno no lo había notado.