Don Álvaro de Bazán (Marqués de Santa Cruz)

Home/Historia General/Don Álvaro de Bazán (Marqués de Santa Cruz)

Don Álvaro de Bazán (Marqués de Santa Cruz)

Alvaro de Bazan

Don Álvaro de Bazán (Marqués de Santa Cruz).

Don Álvaro de Bazán y Guzmán, I Marqués de Santa Cruz, fue uno de los mejores almirantes españoles del siglo XVI. Para muchos es incluso superior a Don Blas de Lezo (siglo XVII – XVIII), por mucho que éste último haya protagonizado una gesta de dimensiones inimaginables en la defensa de Cartagena de Indias contra una flota inglesa de aproximadamente 190 navíos, en clara inferioridad numérica. Y es que Don Álvaro aglomera todavía más logros que Blas de Lezo, algo particularmente difícil de alcanzar. Por si fuera poco, fue también el elegido para comandar la flota de la Armada Invencible, pero murió justo antes de que la flota zarpara, siendo una de las posibles causas de la ‘derrota’ española.

Nació en Granada el 12 de diciembre de 1526. A lo largo de su vida fue logrando títulos de toda índole, como el de Capitán General del Mar Océano o el de miembro del Consejo del rey Felipe II y todo esto fue conseguido por una virtud innata: El arte de la guerra, en particular, la guerra naval. Su abuelo había combatido para los reyes católicos en la conquista de Granada y al destacar fue galardonado con tierras y señoríos. Pero es que su padre también, Álvaro de Bazán “El Viejo” también fue un marino importante de la Armada Española. Según un artículo de Jorge Jiménez titulado Los protagonistas de la historia naval de España de la revista Clío Selección, su padre destacó en la Guerra de las comunidades apoyando a Carlos I de España. Como consecuencia, fue nombrado Capitán de Galeras de España.

Ya con sólo 18 años, en 1544 (nació en 1526), Álvaro de Bazán hijo acompañó a su padre en la Batalla de Muros, inscribiendo así en la Universidad de la Guerra. Al terminar la batalla contra los franceses, que acabó con victoria española, su padre le puso al mando de la flota. Un poco más tarde, Carlos I le encomendó la misión de proteger la llegada de la Flota de Indias en las costas meridionales españolas a cargo de su primera escuadra independiente. Así, con menos de 25 años ya se había enfrentado a corsarios franceses, ingleses y a piratas berberiscos. Con 28 años, en 1554 fue nombrado Capitán General de la Armada Española. Y en 1556 Carlos I dejó de ser rey en favor de su hijo Felipe II. Carlos murió a los dos años de retiro, en 1558.

Antes de la Batalla de Lepanto de 1571 Don Álvaro de Bazán realizó varias gestas que le acabaron por dar el título de Marqués de Santa Cruz. En 1563 Álvaro atacó Vélez de la Gomera acompañando a Sancho de Leyva, una institución en el mar. Sin embargo, Álvaro no dudó en contradecir a Leyva cuando éste quiso ordenar la retirada de vuelta a Málaga. Vélez de la Gomera, a 117 kms de Ceuta hacia el sudeste, se había convertido en un nido de berberiscos, y estos, le estaban ganando la batalla a la flota de Leyva. Ante esto, Leyva decidió ordenar la retirada y Álvaro se negó. Pero no tenía autoridad suficiente como para quedarse, de momento.

Marqués de Santa CruzUn año más tarde, en 1564, el rey Felipe II ordenó conquistar Vélez de la Gomera, que se había convertido en una clara amenaza pirata berberisca. Álvaro de Bazán tampoco fue el encargado de la flota esta vez, se la dieron a García Álvarez de Toledo, pero éste le nombró lugarteniente, que significa según la RAE: “Persona que tiene autoridad y poder para hacer las veces de otro en un cargo o empleo”. Esta empresa fue todo un éxito, y ambos volvieron como auténticos ganadores.

Defensa de Malta: Álvaro se gana el Don de su nombre:

Hay una anécdota en la que Álvaro se gana el corazón de toda España y sobre todo de los españoles que estaban en Malta. Estaban siendo asediados por la flota de Piali Bajá, y la mayoría de la corte de Felipe II no quería “malgastar” más flota ni soldados para socorrer a los malteses, pero Álvaro consiguió permiso del rey para ponerse a cargo de las tropas de Malta y así lo hizo. La gente que defendía las plazas de Malta quedó maravillada al ver a Don Álvaro de Bazán, su salvador. Por si cabía alguna duda, se defendieron con éxito.

En 1566 le nombraron Capitán General de las Galeras de Nápoles y 3 años más tarde, en 1569, Felipe II le puso el título de Marqués de Santa Cruz de Mudela. Lo que él no sabía, aunque quizás pudo haberlo previsto, es lo que pasaría dos años más tarde, en 1571, durante la Batalla de Lepanto.

Don Álvaro de Bazán en la Batalla de Lepanto de Octubre de 1571

En el Siglo XVI había dos imperios preponderantes en el mundo: Uno era el español y el otro era el Otomano (Turcos). Los otomanos obviamente no eran católicos y la mayoría de Europa sí lo era, desde luego lo eran España, los Estados Pontificios, Venecia, Malta, Génova y el Ducado de Saboya, ya que se unieron formando la Liga Santa para “combatir al Turco” en Lepanto !

Pero ¿dónde está Lepanto? Lepanto era el nombre italiano de la ciudad griega de Náfpaktos. Por tanto, se puede afirmar con rotundidad que le Batalla de Lepanto se produjo en la actual Grecia.

Como los españoles temían una invasión otomana a la península ibérica, sobre todo por los recientes avances del imperio turco sobre el norte de África, en España, junto con sus aliados de la Liga Santa, se decidió enviar una flota gigante para controlar el mar Mediterráneo. Para ello, el enemigo más importante sin duda era la flota turca, y en las capitulaciones de la Liga Santa, se decidió unánimemente combatir contra los turcos. Don Juan de Austria fue el encargado de la flota española, pero Don Álvaro de Bazán se unió con sus 30 galeras de la Escuadra de Nápoles.

Pronto se unió a Don Juan de Austria y decidieron atacar lo antes posible a los turcos porque la unión cristiana comenzaba a dividirse por disputas varias. En la fuente de información de OLESA MUÑIDO, F. F.: “Don Álvaro de Bazán en Lepanto”. Revista General de Marina N.º Extra (1998) pp. 313-336 se ve que al parecer Don Álvaro de Bazán fue el héroe de la batalla de Lepanto, porque intervino hasta en 3 veces cruciales, desde su posición de retaguardia. Cada vez que veía peligro por algún flanco, enviaba parte de sus barcos a contrarrestar el desajuste, así hasta 3 veces.

Acabada la Batalla de Lepanto, Álvaro acompañó a Don Juan de Austria para recuperar Túnez, cosa que hicieron con éxito. 10 años más tarde de haber sido nombrado Capitán General de las Galeras de Nápoles, fue nombrado Capitán General de las Galeras de España en 1576. 

En 1581 Felipe II fue proclamado Rey de Portugal gracias a las intervenciones del Duque de Alba con sus tercios por tierra, apoyados por el Marqués de Santa Cruz con su flota. Casi toda Portugal acabó cediendo ante el rey español, salvo una isla: La Isla Terceira, en las Islas Azores. Aquí puede leer sobre la Batalla de la Isla Terceira.

Tras esto, Don Álvaro de Bazán le envió una carta al rey Felipe II para instarle a ¡invadir Inglaterra! La primera propuesta fue rechazada. Pero al ver cómo Francis Drake atacó Cádiz, Felipe II se convenció para preparar una flota jamás vista, una flota capaz de invadir Inglaterra, y así se lo encomendó al Marqués de Santa Cruz.

Sin embargo, en el artículo: MELERO GUILLÓ, M. J.: “Don Álvaro de Bazán: ¡no tuvo la mar batallador más fuerte!”Revista de Historia Naval N.º 21 (1988) pp. 5-18, se insinúa lo que pone el párrafo de Wikipedia, que copio literalmente porque explica perfectamente lo que pudo haber pasado:

“Felipe II terminó impacientándose por la tardanza en la formación de la flota que debía invadir Inglaterra y se dirigió a Álvaro de Bazán en términos muy duros, puesto que debido a intrigas y desavenencias se había convencido Felipe II de que Álvaro de Bazán retrasaba injustificadamente el momento de hacerse a la mar. Si bien no existe constancia de la causa por la que retrasó su partida, parece deducirse su descontento y su falta de confianza en los medios que habían sido puestos a su disposición. Las desavenencias entre el rey y el almirante continuaron hasta que el 4 de febrero de 1588 fue cesado de su mando de la armada, recibiendo la noticia en su lecho de muerte, ya que cinco días más tarde, el 9 de febrero de 1588, falleció en Lisboa.”

La derrota de la Armada Invencible por tanto, no se puede explicar ni estudiar sin saber de antemano que “el padre de la Armada” había muerto 3 meses antes de la invasión a Inglaterra. Álvaro murió el 9 de febrero de 1588 y la derrota de la armada invencible comenzó en mayo de 1588. Al morir Álvaro, la armada fue puesta al mando del VII Duque de Medina Sidonia, una persona honesta sin complejos que avisó varias veces a Felipe II de que él no era hombre mar. Y así les fue. ¿Qué hubiera pasado si Don Álvaro de Bazán hubiera invadido Inglaterra al mando de la flota? Nadie lo sabe, sólo nos queda especular…
 

By | 2018-03-08T14:07:28+00:00 marzo 8th, 2018|Historia General|2 Comments

About the Author:

Licenciado en Periodismo por la San Pablo CEU de Madrid, Máster en Periodismo por la LSJ de Londres, Máster en Diseño de Páginas Web por Azpe Informática, diplomado en HTML, CSS, SEO y SEM en la ULL, Christian Crossing-Taylor disfruta escribiendo sobre marketing digital e historia. Es director de Online Marketing Dream y lleva las cuentas de varios clientes.

2 Comments

  1. Miguel Angel 8 marzo, 2018 at 2:47 pm - Reply

    Gran Articulo, me ha gustado mucho!! Un grande de España Don Alvaro de Bazan!
    Su muerte 3 meses antes del ataque a lnglaterra sin duda es un factor importante en la derrota final… quizas con el al mando de la armada, hubiera sido otro cantar y ahora los hijos de la Gran Bretaña estarian hablando Spanglish.
    La figura de Blaz de Lezo es mas epica a mi parecer por la victoria en la defensa de Cartagena de Indias y porque nunca perdio una batalla…
    Gloria a la patria que supo seguir, sobre el azul del mar el caminar del sol. Viva España!

  2. oreore 19 marzo, 2018 at 2:15 pm - Reply

    Gracias por tus palabras Julio!!

Leave A Comment