Historia y problemática de la jubilación

Jubilacion romana - cuidado de los ancianosHoy en día conocemos como la jubilación al acto por el cual un trabajador deja de estar laboralmente activo a una actividad de inactividad laboral tras haber alcanzado una edad elevada o al tener una enfermedad grave que le inhabilite para realizar ciertas labores, obteniendo una prestación monetaria para el resto de su vida que será financiada o bien por seguros privados o por el Estado.

Muy pocos saben que la jubilación, algo que hoy nos parece muy normal aunque notablemente moderno, en realidad, es un invento de los romanos a los cuales les encantaba tener mucho tiempo ocioso, tener victorias en la guerra y conquistar lugares a los que inculcar su cultura.

Los romanos, otorgaban algo parecido a lo que hoy conocemos como la jubilación a aquellos soldados que habían estado en activo durante 25 años o más en la estructura militar del imperio. Una vez que esos soldados habían cumplido con su labor durante un cuarto de siglo tenían derecho a licenciarse eméritos y recibían una parcela de tierra y una cantidad de dinero que era equivalente a 12 años de paga de la época. Es decir, un patrimonio nada desdeñable.

A pesar de que muchos de los soldados morían a lo largo de 25 años de campañas de guerra continuadas, eran tantos los soldados que Roma tenía a su cargo que en muchos casos se levantaron ciudades enteras para con el único fin de acoger a jubilados de guerra romanos, este es el caso de la famosa ciudad extremeña de Mérida.

Lo cierto es que ya en la antigua Roma, en ocasiones había problemas para cubrir las pensiones de los soldados pues muchos se jubilaban de golpe al terminar una guerra. En nuestra sociedad, por razones diferentes pasa lo mismo y es que el aumento de la esperanza de vida y el hecho de que la pirámide poblacional de ciertos países como España se está dando la vuelta está provocando que cada vez la carga que tiene que soportar el Estado para pagar todas esas pensiones se haga más insoportable.

En España, la jubiliación, tal y como la conocemos existe a raíz de la Seguridad Social, que surge a “nivel universal” desde 1962, año en el que se empiezan a aprobar las bases de un sistema que intentará cubrir a todas las personas del país.

Como supongo que todo el mundo se imagina, los trabajadores actuales son quienes financian y pagan la jubilación de los jubilados del presente. Esto es lo que se conoce como pacto generacional. Así pues, la sociedad de hoy en día debe encontrar formas de integrar a las personas mayores en la sociedad sin apartarlas de la vida cotidiana pues en el futuro la cosa parece que no va a poder seguir como hasta ahora. Tal vez, mediante la creación de centros de mayores diferentes, tal y como explica Catalina Hoffmann, centros diferentes que buscan tener a la persona ocupada y activa.

El futuro de la jubilición pasa por adaptarla a nuestro tiempo y posiblemente por permitir a nuestros mayores ser capaces de integrar su día a día en un modelo mixto de seguridad social que sea co-financiado por empresas y el Estado. Por modelos de negocio alternativos y diferentes como el que ha fundado Catalina Hoffmann.

Lo que parece bastante evidente es que en la mayoría de los casos una persona de 65 años del siglo XXI tiene plenas capacidades para seguir llevando a cabo una vida laboral plena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *