La Batalla de Agincourt 1415

Home/Batallas, Historia General/La Batalla de Agincourt 1415

La Batalla de Agincourt 1415

En el momento en que Enrique V (Henry V) fue proclamado Rey de Inglaterra, el país ya había perdido gran parte de los territorios que ocupaba en Francia, pero éste se propuso recuperarlos todos. Los franceses habían invadido Normandía y despojado a Inglaterra de una de sus provincias más importantes. Tras varios batallas como las protagonizadas por Eduardo I, la Guerra de San Sardos, las reclamaciones sobre territorios franceses de Eduardo III y sobre todo la victoria de Felipe VI sobre Gascuña en 1337, dieron origen a la Guerra de los Cien Años, que en realidad fueron 116.

El 13 de agosto de 1415 Enrique V y su ejército sitiaron el puerto de Harfleur, que no se rindió hasta el 22 de septiembre, casi un mes más tarde. El asedio duró bastante más de lo esperado así que Enrique no se lo pensó dos veces en organizar a sus tropas y dirigirse hacia el puerto de Calais, su objetivo, donde ya estaban colocados los ingleses. Pero para ello había que atravesar gran parte del norte de Francia, cuyos habitantes no creo estuvieran muy contentos con la visita inglesa.

Su ejército estaba destrozado, enfermo y hambriento. Pero por suerte, Enrique V era astuto y militarmente capaz, a parte de que su ejército estaba bien disciplinado y sobrado de experiencia. Enrique, sabedor de que esperar al enemigo no traería más que desesperación y hambre, hizo todo lo que pudo para avanzar lo antes posible hasta Calais, y si se encontraban con los franceses, pues entonces no quedaría otra que luchar.

Un detalle bien importante es el de que Enrique V, desde que desembarcó con sus hombres en el puerto de Harfleur, prohibió a su tropa bajo pena de muerte el pillaje, el saqueo, las violaciones y cualquier tipo de molestias a la población civil porque, para Enrique V, él no estaba invadiendo un territorio sino recuperando lo que fue de Inglaterra.

Inglaterra era bien conocedora de sus propias virtudes. Sabían que contaban con un arma nueva bien destructiva, el arco largo, capaz de lanzar flechas a una velocidad y distancia bastante superior a los estándares militares europeos de la época.

Los franceses sin embargo, tenían sed de heroísmo y se equivocaron al pensar que los arcos ingleses no serían demoledores. Lo que se ofrecía por capturar a nobles ingleses era inimaginable, así que las tropas francesas acudieron seguros y confiados al combate, quizás bastante más confiados de lo que deberían.

En cuanto a sus generales, el Condestable Carlos d’Albret y el Mariscal Juan de Maingre, llegaron al campo de batalla enfrentados entre sí, conocedores de que su rey Carlos VI llevaba enfermo desde hace décadas, siendo incapaz de dar órdenes militares. Sin una cabeza importante por encima del ejército, afloraron los generales con nuevas ambiciones e ideas, independientes, con sed de reconocimiento y ansias de poder desgraciadamente destruidas por la efectividad y organización inglesa.

Enrique V como rey participó activamente en la batalla. La moral que tuvo que inyectar este detalle en sus tropas tuvo que ser inigualable, porque ha de ser magnífico ver que por una vez, el rey está luchando a tu lado, a vida o muerte, por las mismas causas.

El caso es que la batalla en sí, no duró ni media hora, porque la sombra de flechas fue tan descomunal que de los 800 caballeros franceses que supuestamente deberían haber reventado el frente derecho inglés, sólo llegaron 160. Apoyándose en estas cifras, imagínense lo que perdió la infantería, que no disponía de un caballo para llegar más rápido al enemigo.

Curioso también es el hecho de que una vez terminada la batalla, Enrique V mandó a matar a todos los prisioneros, cosa que sus tropas se negaron al considerarlo poco honorable, así salvando las vidas de los franceses de más alta cuna, como los Duques de Orleans y de Borgoña. Todos los demás fueron brutalmente asesinados, aunque quizás este término no es aplicable cuando hablemos de batallas.

By | 2010-02-03T19:39:32+00:00 febrero 3rd, 2010|Batallas, Historia General|8 Comments

About the Author:

Licenciado en Periodismo por la San Pablo CEU de Madrid, Máster en Periodismo por la LSJ de Londres, Máster en Diseño de Páginas Web por Azpe Informática, diplomado en HTML, CSS, SEO y SEM en la ULL, Christian Crossing-Taylor disfruta escribiendo sobre marketing digital e historia. Es director de Online Marketing Dream y lleva las cuentas de varios clientes.

8 Comments

  1. […] La Batalla de Agincourt 1415www.todahistoria.es/2010/02/la-batalla-de-agincourt-1415/ por Tintanus hace pocos segundos […]

  2. […] La Batalla de Agincourt 1415www.todahistoria.es/2010/02/la-batalla-de-agincourt-1415/ por Tintanus hace 3 segundos […]

  3. Jay 4 febrero, 2010 at 5:44 pm - Reply

    ¿Qué pasa neng…? A ver cuando pones el super boton a periodismoindependiente…. La página definitiva…!!!!

  4. Jeremy Taylor 4 febrero, 2010 at 7:08 pm - Reply

    Enrique V ordenó la masacre de la mayoría de los prisonieros precisemente porque El Delfín de Francia, al ver que la batalla contra los ingleses tenía poco exito, envía un escuadron de caballería a atacar y masacrar los chicos ingleses y galeses que guardaban el bagaje. Pagar un rescate por un prisoniero importante era un costumbre en todos los paises bélicos durante toda la edad media.

    Felicidades Christian,

    Jeremy.

  5. Christian Crossing-Taylor 4 febrero, 2010 at 7:25 pm - Reply

    Buen apunte Jeremy, sin duda cambia la cosa si es verdad lo que dices. No siempre llegamos a saber las causas de todo lo que se comenta. Gracias.

  6. Jay 5 febrero, 2010 at 10:48 am - Reply

    Me ha gustado el artículo Rory. Pero eso de que los ingleses eran sabedores de que los territorios les pertenecían me parece un poco demasiado los ingleses se zurraban por comida (el soldado), dinero y títulos (el caballero), como todos en la edad media. De vez en cuando, alguno se peleaba por religión, pero siempre había otras razones ocultas. Es cierto que en aquella época las zonas del norte de Francia compartían muchas costumbres con los habitantes del norte de Francia porque tanto galeses como escoceses como irlandeses y bretones eran celtas… Pero también lo eran los asturianos y los gallegos. No se si me entiendo, lo que quiero decir es que esta guerra tenía más que ver con sucesiones feudales

  7. Bow and Arrow – the medieval Kalashnikov » TODA HISTORIA | General History 27 agosto, 2010 at 4:43 pm - Reply

    […] wrest that country from the French, he took a large contingent of Welsh-born archers with him. At Agincourt (1415) the tiny English army, exhausted from the march, and with many men ill from dysentery, defeated a […]

  8. Ighna Boxer 10 enero, 2013 at 10:50 pm - Reply

    Antes de la batalla de Agincourt los franceses, anticipando una victoria segura sobre los ingleses, propusieron cortar el dedo mayor (el del medio) a todos los soldados ingleses capturados. Sin dicho dedo se les haría imposible utilizar el renombrado Arco Largo Ingles (English Longbow) y esos arqueros ya no serían capaces de volver a pelear en otra batalla jamás. Este famoso “Arco Largo Ingles” se fabricaba utilizando la madera de un árbol nativo de Inglaterra: “el Tejo”, en inglés, “Yew Tree”, y la acción de tirar con este arco era conocida como “Plucking The Yew”, o mejor dicho, “Pluck Yew” (pronunciación: “plak iu”).
    Como todos sabemos los ingleses terminaron ganando la batalla, y conociendo las ordenes propuestas por los franceses de amputarles el dedo mayor a los prisioneros; comenzaron a pasearse entre los soldados heridos y capturados burlándose de ellos y mostrándoles el dedo mayor diciendo: “See, We can still Pluck Yew (plak iu)!!!”. Como “Pluck Yew” era algo difícil de pronunciar, las dos consonantes del principio con el tiempo fueron cambiando por la “F”; y por eso la famosa frase es acompañaba con esa característica seña de mano conformando este famoso gesto que todos conocemos bien.

    Saludos! y gracias por el post!

    I.I.Boxer

Leave A Comment