Archivo de la etiqueta: Canarias

Horatio Nelson (1758-1805)

Hijo de un sacerdote de Norfolk, Inglaterra, Horatio Nelson entró en la Royal Navy en el año 1770, con sólo doce años, como aspirante a oficial de marina (midshipman).

Participó en la ocupación de Córcega en 1774, donde perdió un ojo en batalla. En 1797 fue ascendido a Contralmirante (Rear-Admiral) por su distinguido servicio en la batalla del Cabo de San Vicente, en las costas del Algarve, Portugal.

Perdió un brazo a la edad de 39 mientras atacaba (insatisfactoriamente) el Puerto de Santa Cruz de Tenerife, en las Islas Canarias. Su oponente en aquél entonces fue el General Gutiérrez, en lo que significó su única derrota en el mar.

Más adelante, derrotó a la Armada Francesa en la Batalla del Nilo, casi destrozándola por completo.

Tras servir en el Báltico y asediar a la flota danesa en Copenhague, le nombraron Comandante del Mediterráneo en 1803, así obteniendo permiso para bloquear Tolón (Francia) durante dos años enteros.

Sigue leyendo

Guanches: Esperanza de vida superior a europeos

Según he podido comprobar en un artículo de ABC de ayer Martes 08/06/10, los guanches gozaban de una esperanza de vida superior a la de los europeos.

Así muestran las conclusiones de «Guanches. Una historia bioantropológica», del director del Instituto Canario de Bioantropología, Conrado Rodríguez Martín y de la bióloga Mercedes Martín, acabando con esto un trabajo de investigación de más de 20 años con la colaboración del Museo Arqueológico de Tenerife.

No obstante hay que decir que los resultados sólo se refieren a los habitantes de Tenerife, “porque las otras islas eran un mundo en sí mismas”, según Conrado Rodríguez.

Curiosa noticia nos trae ABC hoy gracias a la entrevista que realizó la Agencia EFE, que sacó otros datos significativos acerca de los guanches, como el hecho de que algunos superaban los 35 años siendo la media de 34, y que la estatura media era de 170 centímetros para los hombres y 160 cm para las mujeres, también superior a otras muchas poblaciones europeas del Siglo XV.

Tercios de Canarias

El actual Regimiento de Infantería Tenerife Nº 49, tiene sus orígenes en los mismísimos Tercios de Flandes.

En la primera mitad del siglos XVI, llegaron de la península 600 hombres bajo el mando del Capitán General de Canarias, D. Luis de Cuevas, para formar lo que en 1629 se llamó Tercio de Canarias, que tal y como les presento a continuación, luchó honorablemente en toda Europa, y mientras iban cayendo los originales peninsulares, el regimiento se fue componiendo de los nuevos canarios.

El Tercio de Canarias participó gloriosamente en:

“Guerra de Flandes” (1643): Batalla de Rocroy, donde queda prácticamente destruido.

“Defensa de la Isla de Tenerife” (1655): Rechaza los ataques del almirante inglés Drake y Capitán de Navío Stayner.

“Defensa de la Isla”(1705): Rechaza el ataque del Almirante inglés Genings.

“Defensa de la Isla”(1769): Rechaza el ataque del Almirante Windou en las playas de los Cristianos y la Orotava.

“Reconquista de Orán”(1732): Acción de la toma del Castillo de Mazalquivir y reconquista de Orán a los argelinos.

“Guerra del Rosellón”(1794-1795): Acciones de San Lorenzo de Muga. Sigue leyendo

Status de Ultraperiferia Canaria

Habiendo leído el artículo de este blog sobre el independentismo canario, me pareció correcto aportar un punto de vista menos imparcial sobre dicho asunto bastante endémico en España.

En primer lugar, me parece correcto clarificar una diferencia entre nacionalismo e independentismo. El nacionalismo, como principio (hoy algo difuso), da a conocer y defiende los problemas e intereses regionales, respectivamente, de índole cultural, social y económico en el marco del Estado. El independentismo, por su lado, además pretende conseguir la separación de dicha región del Estado.

En un entorno democrático, cualquier ideología ha de ser respetada. El problema con el independentismo que existe en España es que utiliza argumentos falaces, como la reinterpretación de la historia a su favor y defensa de lenguajes y culturas regionales que se ven “amenazados”. Esto merece un breve comentario: sin entrar en que muchos de los argumentos que se oyen recuerdan a la retórica nacionalsocialista de la Alemania de los años 30 y 40 (y esto es fácilmente comprobable); el problema es que es precisamente en España donde se ha demostrado que las distintas identidades culturales que existen están muy bien establecidas y enraizadas en la sociedad. Como ejemplo baste decir que estas identidades lograron sobrevivir sin mayor problema a 40 años de régimen fascista, que sí dedicó verdaderos recursos a eliminar las identidades catalanas y vascas, por ejemplo.

Volviendo al asunto que nos ocupa, la primera diferencia notable del independentismo canario respecto a otros es la falta de una ideología clara y estructurada sobre los fines y objetivos últimos que parecen defender. La identidad cultural canaria existe y es bien comprendida por sus ciudadanos (que no por sus políticos). A grandes rasgos, es una amalgama de identidades con esencias latinoamericanas (Venezuela y Cuba esencialmente) y (muchas) peninsulares; cuya mezcla ha creado una identidad social muy particular dentro de España. Es más, se puede afirmar que dicha identidad tiene una imagen MUY positiva en el resto de España y que es admirada por su cierto toque nihilista y sus atisbos dionisiacos.

Desde el punto de vista puramente histórico sí hay una reivindicación clara y triste: la colonización española de las islas motivó la eliminación completa, una auténtica limpieza étnica, de la cultura guanche. Pero por ello, cualquier reivindicación sobre la identidad cultural canaria en relación con nuestros “antepasados aborígenes” es falaz.

En términos geográficos, el “ultra-periferismo” de las Canarias, si bien es perfectamente visible, ya está reconocido. Canarias es beneficiaria, al igual que los territorios ultra periféricos de Portugal y Francia, de un régimen de ayuda y sostenimiento por parte de la Unión Europea.

Por otro lado, el Estado también reconoce el estatus particular canario, con un régimen fiscal más laxo que el peninsular y una dotación de fondos de carácter particular por insularidad (del que también es beneficiaria Baleares). Este hecho hace que las reivindicaciones sobre que el Estado nos margina se demuestre mentira. Estamos reconocidos en España y en Europa, tanto a nivel político como económico.

Seguimos con otras valoraciones, algo menos complejas. Canarias es una de las regiones europeas con mayor superficie de metros cuadrados protegidos de Europa (nuestros parque NACIONALES, que no regionales), hecho sólo sostenible con la aportación del Estado y de la Unión Europea. La increíblemente bien conservada ciudad de La Laguna es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, y es la UNESCO quien habilita su sostenimiento, no la política de Canarias. Además, resulta que la arquitectura de la ciudad es típicamente colonial ESPAÑOLA, si bien con aportaciones típicamente canarias, como los renombrados balcones, y los no menos impactantes zaguanes y patios canarios.

Desde el punto de vista puramente político, el estado de las autonomías español es el más descentralizado de Europa, muchísimo más que los cantones alemanes, por ejemplo (que tantas veces se ponen de ejemplo). Además, la transferencia de competencias (con ciertos límites) está amparada por la Constitución Española, no hay más que pedirlas para que sean negociadas y, en último término, concedidas (siempre dentro dichos límites).

Como curiosidad, resulta que Canarias es la región española cuyas fronteras son las más antiguas de España; es decir, por razones obvias, resulta que somos la única región española cuyas fronteras han permanecido invariables durante cinco siglos.


Respecto a las celebridades canarias, España siempre ha sentido orgullo sobre ellos. Baste darse un paseo por el Barrio de Huertas en Madrid (muy recomendable) para que a uno se le hinche el pecho descubriendo los rincones dedicados a Benito Pérez Galdós. También cabe apreciar el capítulo dedicado en la historia arquitectónica española al grandísimo arquitecto (o ingeniero, aquí puede haber polémica) Agustín de Betancourt.

Ahora, entramos en las cuestiones que más discusión pueden generar. Existe un “run run” en Canarias respecto al déficit empresarial e industrial de las Canarias respecto al resto de la península. El problema que no logro entender es qué tiene que ver el Estado con esto. La burocracia política que facilita (o dificulta en nuestro caso) la iniciativa empresarial es una competencia transferida, es decir, depende del estado autonómico.

De cualquier forma, que exista un tejido empresarial e industrial propio y con capacidad de funcionamiento exclusivamente regional es un anacronismo económico. Ya desde Adam Smith y David Ricardo sabemos que la especialización es un imperativo económico. El aislacionismo económico no genera más que ineficiencias, falta de recursos, y, lo peor, pobreza. Cualquier comentario en defensa de un estatus de autosuficiencia en Canarias no sólo es insostenible sino que puede demostrarse erróneo con facilidad. Dios quiera que los políticos canarios sepan por lo menos quiénes son estos dos individuos mencionados antes; ya sería mucho pedir que supieran quiénes son Krugman o la Escuela de Chicago, por citar dos ejemplos de teorías económicas más recientes.

Canarias tiene dos posibilidades muy mal explotadas, el clima y su régimen fiscal. Respecto al clima, esto genera dos industrias que explotamos de forma deficiente: el turismo y las ciencias climatológicas y astrofísicas. Respecto a la astrofísica se están haciendo avances, podría decirse que por este camino podríamos equipararnos a Hawai (sirva el GRANTECAN como ejemplo), pero en climatología andamos algo más desencaminados.
Respecto al turismo, el problema que tenemos no son las visitas que recibimos (los turistas se cuentan por millones anuales) sino el tipo de turismo que recibimos, con poca capacidad de gasto; lo que repercute en perjudicar a las industrias paralelas como la restauración o la venta al detalle.

Pero el problema económico más grave de Canarias es, irónicamente, cultural. La sociedad canaria es típicamente acomodaticia y reticente al cambio (somos “suaves” usando terminología interna, y “aplatanados” usando terminología externa). Se pueden poner tantos ejemplos de esto que a uno se le podrían subir los colores a la cara. Para no generar polémica me centraré en los que ocurren en la provincia más reticente de ambas, Santa Cruz de Tenerife: el soterramiento de los cables eléctricos en los montes de Anaga, la pérdida vergonzosa de los fondos para la segunda pista en el Aeropuerto de los Rodeos; y la más grave de todas, la paralización del “SuperPuerto” de Granadilla; que habilitaría un cluster industrial en Canarias a escala mundial, sin hablar del empleo que generaría. Como opinión personal, creo firmemente que las movilizaciones en contra de todos estos proyectos económicos vienen amparadas por el NO entendimiento del concepto de desarrollo sostenible. Creo que la sociedad canaria entiende (de forma errónea) que para proteger nuestra tierra hay que dejar de avanzar, de forma tajante, en vez de buscar la forma lógica de crecer con el menor impacto posible al entorno.

Me gustaría ahondar más en los aspectos económicos que hacen del independentismo canario una retórica vacía y anacrónica, pero hay límites de espacio. De cualquier forma, todos entienden que en un mundo globalizado (todos conocen el concepto, pocos entienden su dimensión verdadera) el aislacionismo no tiene cabida, y menos sin argumentos sólidos que lo sostengan. Con esto quiero decir que uno de los grandes fallos del nacionalismo por un lado, y del independentismo por otro, es que argumentan razones fundamentalmente ancladas en el pasado (razones históricas, sociales o culturales) pero no ofrecen soluciones a cómo lograríamos vivir, o ya siquiera sobrevivir, en el futuro ( a mí que me lo expliquen, si pueden) sin estar integrados en una estructura tan potente y compleja como el Estado de las Autonomías Español y sin el poder de negociación que éste tiene, ya como Estado, en la Unión Europea.

Como parte última, Canarias ha sido siempre una amalgama amplia de nacionalidades. Como ejemplo, decir que yo, de padre inglés, estudié primaria con amigos de padres, o madres, alemanes, belgas, griegos, franceses, marroquíes, hindúes, e incluso indonesios. Y todos, todos, sentían el mismo orgullo de hablar con acento canario, de vivir en las Canarias, y de decirse canarios. Ésta debería ser la gran aportación canaria al mundo globalizado, la diversidad, no el aislacionismo.

H.C Taylor es Licenciado en Economía por la UEM y Máster en Comercio y Relaciones Económicas Internacionales por IEDE. Experiencia en capacitación estratégica a nivel internacional.

La Independencia de Canarias

La Independencia de Canarias

Todos los movimientos independentistas tienen algo en común (su deseo de emancipación ante lo que creen que es un Estado opresor), pero las causas que les llevan a ese sentimiento son muy distintas dependiendo del caso.

El fenómeno independentista en Canarias, al igual que en el País Vasco, Cataluña o Galicia, es bastante profundo:

Argumentos Independentistas Canarios:

  1. Las Islas Canarias son una colonia de España en el oeste de África, formadas por un Archipiélago en el Océano Atlántico.
  2. El Archipiélago ha estado sometido al dominio de España durante 500 años.
  3. La presencia colonial española dificulta el desarrollo de las islas e impide la modernización de su economía.
  4. El 75% de los habitantes de Canarias son de origen guanche, pueblo bereber traído al Archipiélago por los fenicios y después por los cartagineses -en los siglos VII y V antes de Cristo- para que sirvieran de ayuda y de base a sus flotas, en la ruta del oro.
  5. Aseguran que España difundió la “mentira” de que los guanches fueron exterminados para evitar que el pueblo canario se sienta autóctono (guanche) y no español.
  6. Secundino Delgado (Padre del nacionalismo Canario) murió en 1912 como consecuencia de las secuelas de su estancia en prisión.
  7. El Gobierno Español ha anulado incentivos a la inversión en Canarias; dificultado las exportaciones y puesto trabas a la introducción de compañías y capital extranjero no europeo.
  8. Las Islas Canarias tienen la refinería de petróleo más importante del oeste de África con una salida de 6.5 millones de toneladas al año, así pudiendo satisfacer las necesidades locales y el tráfico marítimo y aéreo internacional del área.
  9. Durante el Gobierno de Adolfo Suárez, José Luis Espinosa Pardo organizó un Intento de Asesinato contra el fundador del Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC), Antonio Cubillo, días antes de reunirse con las Naciones Unidas para hablar sobre la Independencia de Canarias, respaldado por la OUA (Organización para la Unidad Africana).
  10. La Resolución 1514 (XV) de las Naciones Unidas ampara el derecho a constituirse como Nación Atlántica y Africana para así poder conseguir privilegios como el de poder pescar a 200 millas de las costas canarias. (Ahora son 12 millas las permitidas).
  11. Sólo entre Gran Canaria y Tenerife se recauda una media de 4.000 millones de euros al año por turismo, y quedan cinco islas más. (Fuentes MPAIAC, Indymedia Canarias, entrevista de El País a Antonio Cubillo y muchas más).

Independencia Canarias


Argumentos en contra de la Independencia de Canarias:

  • ¿Seríamos solventes? “En las comunidades autónomas que aspiran a la independencia abundan los victimismos providenciales y los clamores patrioteros, pero pocos estudios económicos“.
  • Según un artículo de El País, “la balanza comercial de un hipotético Estado canario arrojaría un déficit gigantesco que unido al hundimiento del mercado del plátano, se pondría en casi 400.000 millones anuales, o lo que es lo mismo, los ingresos no cubrirían ni el 50% de los pagos“.
  • La mayoría de las veces el Estado pone más que recibe de Canarias. (O eso dice el Gobierno Central…).
  • Los productos canarios, sobre todo por los costes de producción, no son nada competitivos y el Estado Español se ve obligado a protegerlos. Fíjense si no, en el tan famoso plátano de canarias pinchando en el link anterior. “¿A quién se iban a vender, por ejemplo, las más de 300.000 toneladas de plátanos que absorbe el mercado peninsular? ” (Tenemos a Inglaterra pero, ¿en serio vamos a seguir viviendo del plátano? )
  • “A los gravosos costes de la insularidad se uniría la escasa industrialización, la falta de agua y materias primas y una demografía arrolladora. Como única salida lucrativa le quedaría el monocultivo del turismo, pero el turismo masivo no hará más que acelerar la muerte de las islas”.
  • La historia de Canarias no es sólo el mundo aborigen: lo pre-hispánico. Canarias tiene cinco siglos posteriores de historia. Y sus relaciones (experiencias éstas, muchas de ellas, traumáticas) han sido con pueblos de Europa, de África, de América, que han sumado y formado, a la fuerza o de manera amistosa, el canario de nuestra historia de hoy y de ayer”. (Bienmsabe)
  • “El futuro político de Canarias pasa por un nuevo modelo de relación con España. Hoy toca que la soberanía de nuestras Islas alcance el reconocimiento internacional, empezando por el Estado español con el que siempre habrá que mantener unas relaciones muy estrechas de hermanamiento porque nuestras historias, aunque encontradas, están entrelazadas.”
  • Una buena discusión sobre el tema la podemos encontrar aquí: Independentismo excluyente y españolismo cerril.

Dicho esto, aquí os dejo las ideas principales del Nuevo Estatuto Canario presentadas por el Gobierno de Canarias al Estado Español:

  1. Enmarcar el proceso de construcción y mejora de la sociedad canaria en las estructuras políticas y legales reconocidas en la Constitución Española y en el propio Estatuto.
  2. Delimitar el Archipiélago como las islas y el mar que las une. ( Hay conflictos de zona pesquera con Marruecos).
  3. Reconocer Canarias como territorio ultraperiférico de la Unión Europea, con las necesidades especiales que ello implica.
  4. Consolidar el Régimen Económico y Fiscal canario como un instrumento de compensación permanente por las singularidades isleñas.
  5. Reforzar la capacidad del Gobierno de Canarias.
  6. Obtener la gestión de instrumentos claves para la economía del Archipiélago, como la gestión de los principales puertos y aeropuertos canarios; de las costas y playas isleñas y de las telecomunicaciones y el espacio radioeléctrico.
  7. Establecer las premisas necesarias para promover un desarrollo sostenible y que busque la superación de desigualdades sociales y la integración de todos los canarios.

Vistas las dos versiones, no queda más que debatir, pero siempre desde el respeto, acerca de la Independencia de Canarias.

Churchill y Onassis en Tenerife

Winston Spencer Churchill, el último aristócrata inglés con poderes casi dictatoriales en la Gran Bretaña de 1939 a 1945, orador brillante y escritor de libros monumentales como A History of the English-speaking peoples (que sin duda utilizó la lengua inglesa como arma letal contra Hitler y sus multitudinarios ejércitos), arribó al puerto tinerfeño a las ocho y pico de la mañana del sábado 21 de febrero de 1959. El ex primer ministro británico llegó a bordo del yate privado del multimillonario armador griego Aristóteles Onassis. Era el comienzo de una de las más celebres visitas a Tenerife de la historia.

Churchill (1874-1965) nació en Blenheim, cerca de Oxford, en el palacio regalado por la nación agradecido, al Duque de Marlborough después de sus victorias militares en Francia en el siglo dieciocho. Winston era soldado y corresponsal de guerra durante las guerras británicas contra los Boers, en Africa del Sur. Fue capturado, pero se escapó de sus captores. En el periodo entre las dos guerras cambió su partido político dos veces, pero nadie le llamó ‘tránsfuga’. Durante la Primera Guerra mundial ocupó el eminente puesto del Primer Lord del Almirantazgo, y después de la dimisión esforzada de Neville Chamberlain en 1939, fue votado como Premier de Grand Bretaña y el ‘Commonwealth’ durante toda la Segunda Guerra mundial, hasta 1945 (gran victoria para los aliados, y gran derrota para el Partido Conservador). Dormía en su oficina en un ‘bunker’, y llevaba un ‘tanksuit’ (mono de un trabajador) azul cada día. Durante los bombardeos de Londres (1940-1942) Churchill gustaba llevar un Colt 45 en una funda, bien cargada, ‘por si acaso veía a un paracaidista alemán en las calles de Londres’. Usaba la BBC cada mañana y noche para hablar directamente con su país y Europa, empleando su magnifica retórica para animar el pueblo. Ni él, ni el Rey ni la Reina salieron de Londres en ningún momento durante el bombardeo.
Anunciada la noticia en el periódico El Día, pululó un numeroso público en el muelle Sur del puerto santacrucero. Se dice que las autoridades habían hablado sólo de la llegada del famoso griego en su yate Cristina, pero la asistencia se incrementó, cuando se confirmó la presencia del ex premier inglés en el lujoso barco. Los dos viajeros se dejaron ver claramente en cubierta, Churchill con un enorme cigarro y panamá blanco puesto; Onassis elegante como siempre, con grandes gafas oscuras ocultando sus sagaces ojos.
El entusiasmo suscitado por la visita privada de tan distinguidos personajes fue tremendo, y la buena noticia se extendió como un fuego desde Santa Cruz a los confines de la isla y provincia. La prensa local se interesó por todos los detalles de la vida y la carrera del ilustre político Winston Churchill, que pertenecía a la familia de los Spencer-Churchill, duques de Marlborough. Se interesaron especialmente por los detalles de la vida cotidiana a bordo del yate; también por su hábito de fumar puros, que el político fumaba sin quitarles la anilla. Se dice que se los fabricaban especialmente para él, en la casa J. Cuesta de La Habana. Hay quien dice que también fumaba puros fabricados en La Palma. La verdad es que toda la muchedumbre estaba hablando y haciendo ademanes sin parar un momento. La excitación fue tremenda. Churchill estaba acompañado a bordo del Cristina, entre otras personas, por su mujer Lady Clementin, y su nieta Diana Sandys, además de una buena parte de la familia de Onassis.
A primeras horas de la tarde, los famosos viajaron al Puerto de la Cruz en el propio automóvil del armador griego, lo que suscitó gran interés por parte de los medios de la prensa local. Los redactores Luis Álvarez Cruz y Luis Ramos cubrieron el reportaje para el periódico El Día, decano de la prensa tinerfeña.
Los viajeros se detuvieron durante el recorrido, para admirar el paisaje y las maravillosas vistas, que se veían desde la carretera general. Llegados por fin al Puerto de la Cruz, visitaron la piscina de San Telmo ‘donde la aparición de Mr Churchill fue acogida con grandes aplausos de sus compatriotas’. Churchill y Onassis fueron acompañados en el Puerto de la Cruz por el alcalde portuense, Isidoro Luz Carpenter. ‘En el rostro del estadista,’ indicaban los reporteros de El Día, ‘se leía claramente la satisfacción que experimentaba, y esto lo pudimos confirmar después. La verdad era que Mr. Churchill estaba impresionado, muy particularmente, por los contrastes climáticos y paisajísticos que había tenido oportunidad de conocer.’
Onassis, hablando en correcto castellano, confirmó las impresiones del ex premier, al subrayar que ‘efectivamente la isla había causado en Mr. Churchill una impresión inolvidable’. El armador griego (que condujo su automóvil último modelo durante el trayecto de ida y vuelta al Puerto de la Cruz), manifestó a los periodistas que tenía la sensación de que estaba en el Paraíso. A la pregunta de si conocía los muchos paraísos geográficos que existían en el mundo, contestó que Tenerife era ‘uno de esos paraísos’.
En 1941, cuando la Alemania de los Nazis amenazó con la invasión de España, y especialmente las Islas Canarias, fue Churchill quien tenía preparado invadir las Islas por cuenta británica. La posición de las Islas, junto con Gibraltar, hizo que Inglaterra no pudiera tolerar una ocupación nazi de las Islas. Por suerte para alemanes e ingleses (dado el carácter de los isleños), Hitler decidió negativamente contra una posible invasión y ocupación.

Tenerife hubiera evitado Trafalgar

En ningún momento quiero decir que pudimos haber ganado la batalla porque nuestra “Armada Invencible” no había sido renovada en 50 años, y porque antes de la trifulca la peste amarilla acabó con más de la mitad de la tripulación de nuestros barcos, teniendo que recurrir a la contratación forzosa o a lo que llamo yo: “O te metes en el barco o te dejamos sin ojos”. Tampoco voy a decir que la culpa fue de los franceses y especialmente de Villeneuve, porque este artículo no tratará sobre la batalla.

Sigue leyendo

La Batalla de Acentejo

Hace muchos días, a finales del siglo XV, la corona de Castilla necesitaba dinero. Algunos reyes no sólo se conformaban con ser grandes, sino que querían ser más grandes todavía. Por ello, y para asegurar su puesto en el mapa internacional, a veces mandaban a gente a morir convenciéndoles de que el fin justifica los medios.