La Noche Triste

Antes de la Batalla de Otumba y la Conquista de Tenochtitlán, el 30 de junio de 1520 ocurrió lo que se llamó la Noche Triste, no sólo por la cantidad de gente que murió y que iba a morir a partir de entonces sino porque, según los escritos de Bernal Díaz del Castillo, López de Gómara y Francisco de Aguilar, Cortés no pudo resistir la tentación de echarse a llorar a cántaros tras el fatídico episodio, ante lo que significaba la pérdida de decenas de amigos, veintenas de conocidos y 600 cristianos (más de la mitad de la hueste de Cortés), por no contar con el fallecimiento de más de 800 tlaxcaltecas aliados. Todas estas cifras pertenecen al mismo día lluvioso de 1520, en el que los españoles decidieron escapar de la capital del Imperio Azteca para llegar al territorio aliado de Tlaxcala, ante los rumores de que los aztecas estaban preparando un asalto al cuartel español durante una celebración nocturna.

Está claro que una matanza de dichas características no ocurre porque sí. Hernán Cortés no destacaba por su humildad precisamente, ya había desobedecido las órdenes de Diego Velázquez, Gobernador de Cuba, pues éste sólo pretendía formalizar acuerdos comerciales con la dirigencia local que garantizasen la exclusividad de España. Evidentemente, las ideas de Cortés eran otras.

Sin embargo no fue él sólo quien cometió todos los errores que causaron la noche triste, deberíamos añadir a Pedro de Alvarado, el alto y guapo caballero español con encanto personal, que ante lo que aparentaba ser todo un señor se escondía un otro yo, un ser estrepitosamente sanguinario. Su táctica bélica favorita era la de atacar primero, una especie de Guerra Preventiva de la actualidad, en la que uno ataca a otro sólo porque desconfía de él o cree que posee “armas de destrucción masiva”.

El caso es que el gobernador de Cuba, harto de las pretensiones de Cortés, envió a un grupo de soldados al mando de Pánfilo de Narváez para acabar con las intenciones de Cortés.

Hernán Cortés, ya que venían a por él, dejó el cuartel instalado en Tenochtitlán en manos de Alvarado con 140 hombres y marchó hacia el Este con otros 70 para combatir a Pánfilo. Por su lado Moctezuma, Emperador de México, había sido capturado por los españoles, que lo trataron con su debido respeto aunque manteniéndolo siempre bajo vigilancia en el cuartel. Moctezuma avisó a Cortés antes de irse que con un simple gesto podría hacer que todo el Imperio se alzase en armas, y que lo mejor que podía hacer era irse del lugar. Cortés, aún teniéndolo en cuenta, debía asegurar primero su presencia en el territorio aplastando a los que venían de Cuba a por él. Y así lo hizo.

Cuando regresó a Tenochtitlán descubrió que Alvarado había atacado a más de 600 nobles aztecas durante una danza celebrativa, y que posteriormente todo el pueblo se rebeló en armas. En las entradas del Imperio azteca trataron amablemente a Cortés, para hacerle pensar que realmente no se había rebelado, pero la intención azteca era la de atraer a todos los españoles hacia el centro de la ciudad, para luego asediarlos y matarlos a todos, así pudiendo sacarles el corazón y realizar sacrificios.

Cortés trató de bajar los ánimos bélicos de los aztecas sacando al propio Moctezuma  a decir unas palabras pero los guerreros, al ver la complicidad entre su emperador y los conquitadores, decidieron apedrearle a él también, así causándole un gran golpe de piedra en la cabeza, por el que tuvo que ser retirado.

A partir de aquí empieza la retirada forzosa de los españoles hacia territorio aliado, y la sed de venganza de los aztecas. Pudiendo escapar de la ciudad, los aztecas lograron pararles en Otumba, batalla en la que Cortés demostró su capacidad militar acabando primero con los generales más importantes de los aztecas, para que sus tropas se desmoralizaran. Tras esta batalla, y con los españoles en territorio aliado, se preparó la conquista de Tenochtitlán que acabaría finalmente con el curioso Imperio Azteca.

23 thoughts on “La Noche Triste

  1. Nacho

    La Historia de Ámerica y más en concreto la parte de los conquistadores es fascinante. Leyendo esto me han entrado ganas de volver a leer “El Dios de la lluvia llora sobre Méjico”. Novela muy interesante que narra -aunque con bastante parte de ficción- los acontecimientos que cuenta el artículo

    Reply
  2. Christian Crossing-Taylor

    Sí, a mí también me entraron ganas de volver a darle una oportunidad. Lo empecé hace tiempo pero de repente me presentaron otro que me convenció todavía más, el de “Over the Edge of the World”, nada de ficción y todo acerca de Magallanes y sus viajes. Buenísimo.

    Reply
  3. Pingback: La Batalla de Otumba » TODA HISTORIA | General History

  4. Pingback: Gonzalo de Sandoval » TODA HISTORIA | General History

  5. Pingback: La Conquista de Tenochtitlan » TODA HISTORIA | General History

  6. jose luis alvarez

    Creo que la historia de México como la de muchos otros países, ha sido dada por hombres que no han sido comunes sino personas fuera de serie, que denotan una capacidad muy por encima de todos los demás mortales,, me pareció excelente sintesis por demás comprensible y amena.

    Reply
  7. Christian Crossing-Taylor

    Nacho ya acabé ‘El Dios de la LLuvia llora sobre México’. No entiendo cómo un polaco puede saber tanto sobre la historia de Cortés y el Nuevo Mundo. Sin embargo, en todo el libro no se hace mención alguna a lo que dicen en ‘What If’, un libro en inglés que explica qué hubiera pasado si a Cortés no le hubiera salvado un aristócrata del que hablaré en mi próximo artículo.

    Un avance: este hombre se enteró de que tenían a Cortés capturado y vigilado por 4 guerreros aztecas, y dio su vida matando a los 4 para que Hernán pudiera escapar de Tenochtitlan. Sin embargo él murió y sobre él no he visto mención alguna en ningún libro de autor español… curioso…

    Reply
  8. Eduardo

    Los mugrosos hijos de su puerca España asesinos violadores ladrones sacados de las cárceles españolas habían dejado un arma incombatible, la peste (viruela). Los aztecas no conocían esta enfermedad y murieron como moscas, una de las primeras víctimas fue el Emperador Cuitláhuac Estos torvos invasores fueron ayudados por los traidores Tlaxcaltecas . los Mexicas triunfaron gloriosamente sobre los saqueadores, ¡¡¡LAS ARMAS NACIONALES SE HABÍAN CUBIERTO DE GLORIA!!!, en la batalla murieron Chimalpopoca, hijo de Moctezuma y Tlaltecatzin, princípe Tepaneca, verdaderos Héroes Nacionales. ¡¡Alabados sean por darle por lo menos un poco de venganza a nuestro pueblo en la Noche Triste!!, ¡¡Por fin los habían sacado de su Gran Nación Azteca!!.Cortés comenzó a chillar como niña. Es la noche de la victoria Azteca la gran batalla de la resistencia Mexica. Nos llamaban salvajes vinieron a destruir nuestra cultura, nuestras ciencias, nuestra religión escudándose en una cruz, malditos han de ser ellos y todos sus descendientes. Vejaron el cuerpo de nuestro Señor Cuauhtémoc, torturaron a nuestro pueblo nos pasaron a castrar culturalmente, violaron y abusaron de nuestro pueblo. Lo esclavizaron y le causaron innumerable sufrimiento. Muera Cortes y sus vasallos..!!!!

    Reply
  9. Arturo de la costa

    Mi querido Eduardo cortes ya esta muerto hace unos añitos, en tu comentario se refleja tod el complejo de inferiorida a demas de tu frustracion mental, propia de una persona que como tu tiene dos velocidades mentales, PARA y MARCHA atras, felzmente los castrados mentales como tu no llegaran nunca a nada para suerte de la humanidad

    Reply
  10. Gloria

    Me gusto mucho tu artículo. Me sirvió mucho para mi tarea. ¿Me podrías decir de donde sacaste esta información? Estoy haciendo un proyecto de este mismo tema y la verdad me encantaría poder ponerle un poco más detalles :) Muchas gracias.

    Reply
    1. admin Post author

      Hola sobre todo de Bernal Díaz del Castillo y de un libro llamado las 50 mejores batallas de la historia.

      Reply
  11. Pingback: “El aliado invisible de Hernán Cortés” por Eugenia Sánchez | Historia de México IMR

  12. JOSÉ LUIS VALDÉS AYALA

    “Curioso” imperio… es de risa la denominación; te recomiendo, para abrevar de fuentes serias, recurrir al Historiador (con H mayúscula) Miguel León Portilla. En especial, para darte una primera idea sobre esa magnífica cultura (y la de las dominadas por ésta) da lectura a la obra Visión de los Vencidos.

    Reply
  13. ANONIMOUS

    Montezuma??? De donde es esta pagina??? Me parece demasiado breve la narrativa y con errores… Eduardo tiene razon en algunas cosas, destruyeron mucho de nuestra cultura y destruyeron grandes edificaciones que a la fecha se estan rescatando, pero es ahora parte de la historia, y como siempre todo va encaminado a conseguir poder y riquezas… Europa lo hizo muchas veces en todas las tierras conocidas.

    Reply
  14. Eric

    Otro buen libro y sin ficción es “La visión de los vencidos” además de que es un libro con las historias de los nativos, es decir los verdaderos mexicanos, NO es la típica historia escrita por españoles. Un saludo al Admin de este blog.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>